Un estudio del Instituto Andaluz de Astrofísica desvela errores en el cálculo del tamaño de los planetas extrasolares

Actualizado 08/09/2009 21:44:41 CET

GRANADA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un estudio llevado a cabo por un experto del Instituto de Astrofísica de Andalucía, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desvela errores en el cálculo del tamaño de los planetas extrasolares hallado por el llamado método de los tránsitos.

Este estudio ha sido elaborado por el astrofísico Antonio Claret y muestra problemas en los modelos de atmósferas estelares, lo que implica errores en el tamaño calculado para los planetas extrasolares hallados por el citado método, según informó hoy en una nota el Instituto Andaluz de Astrofísica.

Las observaciones del tránsito del exoplaneta 'HD 209458b' realizadas con el telescopio espacial 'Hubble' han permitido comparar los resultados obtenidos mediante modelos con los resultados obtenidos empíricamente y se han hallado desacuerdos que cuestionan la validez de los modelos.

El método de los tránsitos ha permitido hallar unos sesenta de los más de trescientos planetas detectados en torno a estrellas similares al Sol, y se trata de la técnica empleada por Kepler, la misión lanzada el pasado marzo en busca de planetas similares a la Tierra.

La ventaja de este método reside en que permite determinar el tamaño del planeta, aunque para ello es necesario conocer con precisión cómo se distribuye el brillo a lo largo de la superficie de la estrella, lo que se conoce como oscurecimiento hacia el borde y que se aprecia muy claramente en el Sol, cuyas regiones centrales son mucho más brillantes que el borde.

El modelo empleado para calcular el oscurecimiento hacia el borde afecta a la medición del tiempo que el planeta tarda en completar un tránsito y a la cantidad de brillo que le resta a la estrella, datos que se utilizan para determinar su distancia y su tamaño. Así, un pequeño error en el modelo puede introducir inexactitudes, y el resultado del trabajo de Claret apunta a errores sistemáticos.

"Por ejemplo, las barras de error en la relación de los radios pueden ser entre tres y cinco veces las publicadas. Además, los problemas detectados en los modelos de atmósferas pueden tener consecuencias en otros campos clave de la Astrofísica, de modo que sería interesante verificar su validez en otros ámbitos", concluye el astrofísico.