Actualizado 30/06/2007 17:45 CET

Granada.- La Diputación arranca el nuevo mandato con el reto de "fortalecer la autonomía de los municipios"

Antonio Martínez Caler, reelegido presidente, apuesta por la "continuidad de la política innovadora impulsada por la Concertación"

GRANADA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Diputación de Granada encara los próximos cuatro años de gobierno con el compromiso de "fortalecer la autonomía de los municipios".

Así lo manifestó esta mañana en su discurso de investidura el reelegido presidente de la Diputación, Antonio Martínez Caler, cuyo principal reto para este nuevo mandato que arranca hoy con la toma de posesión de la nueva corporación es el de "dar continuidad a un proyecto político innovador en el que la Concertación se ha erigido como principal estandarte de la política institucional en relación con los municipios".

Según Martínez Caler, su segundo mandato al frente de la Diputación ha de convertirse en la consolidación de una política dirigida a "reforzar el ejercicio de las competencias municipales". Para ello, la institución provincial "garantizará que los gobiernos municipales puedan, independientemente de su tamaño o posición geográfica, ejercer plenamente su autonomía", subrayó.

Además, manifestó su "plena convicción" de que la coalición formada con Izquierda Unida para gobernar los próximos cuatros años en las institución provincial va a "enriquecer el quehacer político", en la medida en que se caracterizará por el "diálogo, la negociación y el consenso". De este modo, prevé que "se logrará hacer una institución cada vez más fuerte, imprescindible para proseguir con el nuevo modelo de gestión y relación con los ayuntamientos que se puso en marcha desde el inicio del anterior mandato".

Por su parte, la diputada Juana María Rodríguez Masa, en calidad de portavoz del Grupo Socialista en la Diputación --cargo que ostenta por primera vez en la institución una mujer-- destacó en su discurso de investidura la política de Concertación como una "excepcional herramienta" que ha permitido "cumplir con el compromiso adquirido en 2003 de volcar nuestros esfuerzos en los municipios de menor capacidad económica y de gestión, así como en las comarcas de menor riqueza".

Asimismo, señaló que la Concertación "ha contribuido sobremanera a hacer realidad una Diputación más municipalista, es decir, una Diputación más cercana a la ciudadanía y que implica una convergencia de los esfuerzos del gobierno con las preocupaciones, problemas y necesidades de la población".

De otro lado, el diputado Julio Miguel Bernardo, como portavoz del grupo Izquierda Unida expresó en el acto de toma de posesión su deseo de que el mandato que arranca se caracterice "por la ausencia de crispación", en tanto que el acuerdo de gobierno alcanzado con el PSOE sirva para "favorecer las políticas sociales e institucionales a favor de la mayoría de los ciudadanos de la provincia de Granada".

Finalmente, el portavoz del Grupo Popular, Antonio Jesús Granados, destacó el interés de su partido por asumir "la obligación de ejercer una oposición leal y constructiva", al objeto de ofrecer a la provincia "otro modelo de gestión", si bien subrayó que los populares están dispuestos a "tender la mano para todos aquellos pactos que redunden en el beneficio de los municipios", en tanto que "nos ofrecemos para impulsar el desarrollo de un Plan Director de Carreteras, imprescindible para un desarrollo económico homogéneo de la provincia", manifestó el diputado del PP.

REPITEN SEIS DIPUTADOS SOCIALISTAS

En el grupo socialista repiten seis de los anteriores diputados, además de Martínez Caler, Francisca González Luján; Juana María Rodríguez Masa y Yolanda Ibáñez, estas tres por el partido judicial de Granada; José López Gallardo, por Órgiva; y Andrés Ruiz, por Loja.

Los que se incorporan al grupo socialista son Francisco Javier Torices Pino, José María Aponte y Aurelio Torres Almanchel, por Granada; Pedro Jiménez, por Guadix; Pilar Péramos Estévez, por Motril; y María Dolores López Jiménez, por Loja.

En IU, Julio Bernardo repetirá como diputado, mientras que María Asunción Pérez Cotarelo sustituirá a Miguel Fernández Almenara, que fue el anterior portavoz del grupo en la Diputación de Granada.

Tras perder el PSOE la mayoría absoluta en las pasadas elecciones --obtuvo 12 diputados-- ha sido necesario llegar a un pacto de gobierno con IU, que con dos, otorga estabilidad al gobierno de la institución, después de que los socialistas perdieran un diputado que ganó el PP, que obtuvo 13.

El "pacto programático" como lo definieron los dirigentes de ambos partidos es "bueno" para la provincia y "equilibrado" en fuerzas, según sostuvieron ambas formaciones políticas, que suscribieron el acuerdo amparadas en la más amplia legitimidad democrática alcanzada en las urnas, precisaron.

Por su parte, el grupo 'popular', cuyo presidente provincial, Sebastián Pérez, se postuló como posible presidente en campaña electoral, si bien no formará parte de la corporación, estará encabezado por Antonio Granados, que seguirá siendo portavoz del PP en la Diputación, aunque abandona el puesto de portavoz del PP provincial, que ostentará la ex edil de Turismo en Granada Eva Martín, según informó el PP en un comunicado.