Susana Díaz acusa a PP-A de "campaña sucia" con la Faffe y recalca que no se ha encontrado una "mancha" a su Gobierno

Susana Díaz entrevistada en la cadena Cope
PSOE-A
Publicado 11/10/2018 10:38:57CET

SEVILLA, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha denunciado este jueves que el PP-A está haciendo una campaña "sucia" para "atacar" a su Gobierno con el caso, de hace "diez años", del gasto de dinero público de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) en prostíbulos, unos hechos que ella considera "repugnantes" y que fue la Junta quien los denunció ante la justicia.

En declaraciones a la Cadena COPE recogidas por Europa Press, Susana Díaz ha querido dejar claro además que en los cinco años que lleva al frente de la Presidencia de la Junta "no se ha encontrado una sola mancha a su Gobierno", pese a contar enfrente con una oposición "desesperada", permanentemente "intentando crispar, generar ruido y manchar la imagen de Andalucía".

"Mi compromiso con la transparencia y con la lucha contra la corrupción ha sido firme, en el ámbito personal de cada uno de los miembros de mi Gobierno y en la acción del Gobierno. No se ha encontrado nada", según ha recalcado Susana Díaz, quien ha apuntado que, por ello, el PP-A tiene que recurrir a casos de hace diez o quince años.

En cuanto al gasto de dinero público de la Faffe en prostíbulos, Susana Díaz, quien ha apuntado que se trata de hechos de hace una década, ha querido dejar claro que le parece "repugnante" lo ocurrido y que quien denunció ante la justicia fue la Junta para que se aclare cuánto antes lo que pasó.

"Me parece repugnante la prostitución siempre, con dinero privado y mucho más cuando es con dinero público", ha sentenciado la presidenta, quien ha querido dejar claro que va a pelear siempre por la abolición de la prostitución porque es claramente una "forma de explotar a las mujeres.

Ha manifestado que el PP-A está haciendo una campaña "sucia" para "atacar" al Gobierno andaluz. "Si se tiene que ir a hace diez o quince años, es porque en cinco no han encontrado nada", según ha recalcado Susana Díaz, quien ha defendido el comportamiento "honesto y decente" de su Ejecutivo.

Susana Díaz ha querido dejar claro que su Gobierno siempre ha colaborado con la justicia en todo lo que se le ha solicitado y ha "abierto las ventanas" de la Junta de Andalucía "de par en par para que la transparencia sea la mayor". Ha indicado además que la asignatura pendiente de este país es que la justicia sea más rápida.

En cuanto al caso de los ERE, ha manifestado que desea que la justicia, cuanto antes, ponga sobre la mesa quién lo ha hecho y que lo pague, porque la verdad es que ha sido "doloroso" y algunos han utilizado este caso también para intentar cargar "contra la imagen de Andalucía". Ha insistido en que desea que cuanto antes la justicia diga quiénes son los responsables y que lo paguen, porque ya son varios "años" con este caso sobre la mesa.

Respecto a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que están siendo enjuiciados en el caso de los ERE, ha manifestado que están pasando unos momentos muy "difíciles" y que es "dolorosa" la forma en que se han tenido que ir de la política después de tantos años de servicio público.

ADELANTO ELECTORAL

De otro lado, Susana Díaz, que ha querido dejar claro que a cualquier gobernante le gusta agotar la legislatura, ha insistido en que su decisión de adelantar los comicios al 2 de diciembre, que supone un adelanto de solo unos tres meses, obedece a que no existe en este momento la "estabilidad" necesaria para sacar adelante el presupuesto de la comunidad para 2019, a que Andalucía no podía tener "seis meses de campaña electoral" y a que quiere que haya un debate con "acento andaluz".

Respecto a la decisión de Ciudadanos (Cs) de romper el acuerdo de investidura con el PSOE-A el pasado mes de septiembre, Susana Díaz ha manifestado que sí le "sorprendió" que fuera de manera tan "abrupta" y que el propio presidente nacional de Cs, Albert Rivera, viniera a Andalucía a dar instrucciones de "para máquinas".

En su opinión, Rivera sólo quiere que Andalucía sea el "campo de batalla" en su rivalidad con el presidente del PP, Pablo Casado, por quedarse con el espacio de la derecha de cara a las elecciones generales.