Actualizado 20/09/2016 20:52 CET

Educación prevé dotar este miércoles al Murillo de los recursos de la niña sorda y su madre avisa de "mentiras"

La Junta alega que fue la familia la que decidió cambiar de centro a la menor y la madre asegura que todo estaba avisado desde junio

SEVILLA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

Ante el caso de la madre de una niña con discapacidad auditiva y necesidades específicas en lenguaje de signos que ha recurrido al Fiscal del Menor de Sevilla, denunciando que su hija no puede asistir a clase porque la Delegación Territorial de la Consejería de Educación no ha enviado al Instituto de Educación Secundaria (IES) Murillo "a ninguno de los dos profesionales que por ley le corresponden", la administración educativa insiste en que dicho centro tiene un especialista en Pedagogía Terapéutica y contará este miércoles con un especialista en Audición y Lenguaje con conocimiento en lengua de signos.

Mientras la madre ha manifestado a Europa Press que desde que en julio se matriculase la niña en el citado instituto Murillo ya se notificó a la Administración los dos recursos que necesitaba la menor, "un profesor de lenguaje de signos y otro de apoyo, obteniendo la promesa de que no habría "ningún tipo de problemas", la Delegación Territorial defiende que normativamente puede "escolarizar a la alumna en un centro de la zona que cuente con los recursos no generalizables (necesarios para ella), que en este caso, sería en el IES Beatriz de Suabia".

"La familia, expresamente, renunció a dicha escolarización e igualmente al IES adscrito al CEIP Borbolla, que es donde estaba escolarizada, para solicitar la admisión de su hija en el IES Murillo, que no cuenta con dichos recursos ni se escolariza en él el grupo de alumnos con el que ha compartido el curso en el CEIP Borbolla", alega la Administración educativa, según la cual finalmente "se estima aceptar dicha solicitud de admisión y se procede a dotar al centro de los recursos indicados expresamente en su dictamen de escolarización".

Dichos recursos específicos, en concreto, son un especialista en Audición y Lenguaje, otro en Audición y Lenguaje con Lengua de Signos y un tercer especialista en Pedagogía Terapeútica. Dado que el centro cuenta ya con un maestro especialista en Pedagogía Terapéutica, "se dota al centro de un maestro especialista en audición y lenguaje, con competencia alta en lengua de signos para atender a la alumna según consta en su dictamen".

"Esta Delegación considera dotar también al centro con un intérprete en Lengua de Signos, debido a las necesidades que surgen de la concreción de la escolarización de la alumna en este centro", concluye la Delegación Territorial de la Consejería de Educación.

LA VERSIÓN DE LA MADRE

La madre de la menor, de su lado, ha manifestado a Europa Press que de cualquier modo, la administración educativa "era conocedora" desde el pasado mes de junio, de la pretensión de la familia de escolarizar a la niña en el IES Murillo, recordando que fue de hecho en julio cuando fue formalizada su escolarización en el citado centro. Desde que fue avisado que la menor cambiaría de centro, según su madre, la Administración habría asegurado "que no habría problemas" y que los recursos "se pondrían" en el Murillo para que alumna arrancase sus clases en septiembre sin incidencia alguna.

En cuanto al anuncio de dotar también al centro con un intérprete en Lengua de Signos, recuerda la madre que dicho recurso está precisamente estipulado en el dictamen de escolarización con el que ya contaba la menor. "Nos dijeron que los recursos estarían este lunes", enfatiza la madre de la menor, insistiendo en las repetisdas "mentiras" de la Administración en este caso que, según expone, arrastra ya "ocho años" de lucha en tres centros educativos diferentes.

Para leer más