Actualizado 11/09/2012 13:03 CET

Feijóo: La situación de Andalucía es responsabilidad de 30 años de PSOE y no de Rajoy

Alberto Núñez Feijóo
Foto: EUROPA PRESS/XUNTA/ARCHIVO

SEVILLA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (PP), ha replicado este martes al jefe del Ejecutivo andaluz, José Antonio Griñán, que los problemas que tiene actualmente Andalucía son "responsabilidad" de más de 30 años de gobiernos socialistas en esta comunidad y no de los ocho meses del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

   Preguntado sobre el "llamamiento de Griñán para movilizarse" en contra de la política económica del Gobierno central, Núñez Feijóo ha manifestado en declaraciones a la Cadena COPE recogidas por Europa Press, que no resiste la menor discusión que la situación actual de Andalucía es responsabilidad de los sucesivos gobiernos socialistas desde la autonomía.    

   Ha indicado que después de 30 años de ejecutivos socialistas en Andalucía, en esta comunidad hay un 33 por ciento de paro y unas necesidades de liquidez que han llevado a la Junta a pedir un anticipo de 1.000 millones de euros precisamente al Gobierno de Rajoy para solucionar sus necesidades de liquidez inmediata.

   "Si ahora resulta que la culpa de todo esto, incluido un presunto fraude de 800 millones de euros en la concesión de subvenciones a determinadas empresas, la tiene el señor que acaba de llegar al Gobierno de la Nación, claramente, no es de recibo en ningún caso", ha sentenciado.

   Tras señalar que Andalucía se tiene que dar cuenta de que la realidad es muy cruda, ha indicado que mientras el PSOE se manifiesta en contra de los recortes de Mariano Rajoy, en esta comunidad disminuyen 4.500 profesores, o cuando los socialistas protestan por que el Ejecutivo nacional elimine la paga extra de navidad, la Junta andaluza tiene una "propuesta para disminuir 3.000 euros en el salario de los empleados" de la administración.

   "Todo este tipo de contradicciones solo provocan desafección y descrédito de los políticos ante los ciudadanos", según el presidente gallego, para quien en este momento la política debe tener unos principios éticos y unos valores que nos ayuden a tener claro que estamos para ayudar y no para mantenernos en el poder. A su juicio, lo que no puede ser "es decir lo que haya que decir para mantenerse en el poder".