La Hispalense adjudica las obras para adaptar el Centrius de la Cartuja como nuevo centro de la Politécnica

Claustro de la Universidad de Sevilla
EUROPA PRESS/UNIVERSIDAD DE SEVILLA - Archivo
Publicado 10/12/2018 15:05:58CET

La institución alcanza la "estabilidad" económica pero urge a la aprobación autonómica de un modelo de financiación "objetivo"

SEVILLA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Sevilla (US) ha adjudicado recientemente las obras para la adaptación del edificio Centrius de la Isla de la Cartuja como nuevo Centro Andalucía Tech Escuela Politécnica Superior (Cateps), al tiempo que se están ultimando los trámites para iniciar la convocatoria de un concurso de proyectos para la construcción del edificio aulario anexo, "ya perfectamente identificado", que permita completar la iniciativa.

Está previsto que dicho concurso pueda convocarse en los primeros meses de 2019, lo que conllevará el inicio de las obras a lo largo de 2019 y poder culminar así en 2020 el compromiso de la nueva sede de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería.

Es el principal punto tratado en asuntos de Infraestructuras por el rector de la US, Miguel Ángel Castro, respecto a su acción de gobierno del año 2018, expuesta este lunes ante el Claustro de la Hispalense en su informe de gobierno, que se votará el jueves en otra sesión claustral.

Asimismo, se sigue trabajando "a buen ritmo" en el Campus de Humanidades, mientras que la Junta de Centro de la Facultad de Medicina declaró su voluntad de emplazar la nueva Facultad en el entorno del Campus Macarena.

Con respecto a los compromisos adquiridos para la reforma y ampliación de Agronómicas, se están finalizando los trabajos de urbanización de la nueva nave para maquinaria y cría animal, lo que permitirá su puesta en uso en los primeros meses de 2019. Asimismo, en los próximos días está prevista la entrega del proyecto básico para la reforma y ampliación del centro actual.

REDUCCIÓN DEL 60% DE LA ACREDITACIÓN A TITULARES

En materia de recursos humanos, la US ha logrado reducir de manera "significativa", en relación al personal docente e investigador (PDI), la lista de profesores que optaban a la acreditación como titulares de universidad, que se ha visto aminorada en un 60 por ciento en la lista actualizada de este ejercicio, adelantando en un año la previsión de su total desaparición. Este aspecto, así como la completa eliminación de la lista de acreditados pendiente de convocatoria a catedráticos de universidad, son dos de los puntos más destacables.

Castro también ha aludido a la autorización de 149 nuevas plazas para atender necesidades docentes por encima de los 24 créditos, en consonancia con el compromiso adoptado en la Mesa de Negociación Andaluza, y a los planes de normalización, en aplicación del convenio colectivo, para la promoción del profesorado ayudante doctor a contratado doctor.

En su informe, el rector también pone el foco en la recuperación "progresiva" de la capacidad docente máxima de 240 horas anuales durante los cursos 2018-19 y 2019-20, el reconocimiento de nuevos complementos retributivos al PDI laboral --quinquenios y sexenios-- o la adecuación de las figuras de sustitutos interinos y asociados, hasta ahora usadas con finalidades distintas a las contempladas en normativa, lo que contribuía a la precarización del sector.

La universidad ha aprobado en total 414 plazas correspondientes a las distintas categorías ordinarias de profesorado, en respuesta al compromiso de propiciar una oferta equilibrada en su conjunto. Prácticamente la mitad se destina a la promoción (208 plazas), posibilitando el resto la incorporación de nuevo personal (206 plazas). Asimismo, el 48 por ciento se dirige a los cuerpos docentes (198 plazas) y el 52 por ciento a las categorías laborales (216 plazas). Se incrementan además este año hasta el 64 por ciento las plazas de carácter indefinido (265 plazas) frente al 36 por ciento de plazas de carácter temporal (149 plazas).

LOS 'EMERGENTES' PODRÁN SER INVESTIGADORES PRINCIPALES

En el capítulo de investigación, Castro ha hecho hincapié en la mejora en el impacto de la Universidad de Sevilla en lo que respecta a la producción científica de calidad. Asimismo, se ha aumentado un 250 por ciento las plazas obtenidas de contratados Ramón y Cajal.

Una novedad resaltada por Castro es que, con objeto de fomentar tanto el retorno como la captación del talento, en esta convocatoria pueden ser investigadores principales de los proyectos los llamados 'emergentes', doctores que no tengan vinculación permanente o sin vinculación con la US.

En 2018, ha expuesto el rector, se han evaluado y asignado por parte de la Junta de Andalucía las ayudas a grupos de investigación, en las que 433 grupos de investigación han conseguido 2,4 millones. La institución sevillana ha obtenido 31,5 millones en proyectos competitivos nacionales de 2015 a 2017 --lo que incluye 267 proyectos del Plan Estatal--. En la convocatoria 2018 se han solicitado 229 proyectos, un 16 por ciento más que en 2017, por valor de 26,5 millones.

En el capítulo de formación, el rector ha explicado que se ha modificado el catálogo de títulos con la incorporación de cuatro nuevos títulos de Máster, entre ellos el Máster en Ingeniería Informática, el primero completamente 'on line' que se implanta en la US.

El catálogo de títulos universitarios oficiales de la US en el presente curso 2018-19 ha quedado constituido por 67 títulos de Grado, 88 títulos de Máster universitario y 32 programas de Doctorado.

La política lingüística de la US se desarrolla en torno a tres ejes: el fomento de la docencia en otras lenguas, el impulso a la formación y acreditación de competencias lingüísticas y la puesta en marcha del Servicio de Traducción. Sobre la enseñanza de idiomas, los datos provisionales de este curso arrojan que 12.621 estudiantes están acreditados con nivel B1 o superior, lo que equivale al 23 por ciento de los estudiantes matriculados en títulos de grado.

CASI 3.000 ALUMNOS MÁS BONIFICADOS

En materia de estudiantes, en cuanto a las actuaciones en defensa de la igualdad de oportunidades, la universidad destaca su "esfuerzo" en este ámbito. En el marco de las ayudas al estudio dentro del capítulo de becas propias de la Universidad de Sevilla, se ha incrementado "muy notablemente" el número de ayudas de residencia, de desplazamiento y de material concedidas, pasando de un total de 1.283 en el curso académico 2016-17 a un total de 2.628 ayudas en el curso académico 2017-18.

Por otra parte, se debe tener en cuenta el número de alumnos bonificados, que en el pasado curso 2017-18 ascendió a un total de 25.763 estudiantes receptores de bonificaciones por un importe total de 10,1 millones. En el presente curso académico los datos aún provisionales arrojan un cifra de 28.540 estudiantes beneficiados, superando en 2.777 el número de beneficiarios con respecto al curso pasado, con un importe provisional de 9,9 millones.

Por último, en lo referente a la situación financiera, desde finales de 2015 la universidad presenta una "estabilidad" en su tesorería que le ha permitido afrontar sus compromisos de pago a proveedores y la retribución a sus empleados "con normalidad y sin tensiones de liquidez".

La situación saneada de la institución se ha puesto de manifiesto durante la presentación de las cuentas anuales y los estados presupuestarios del año 2017. En dichas cuentas se informó de un resultado presupuestario ajustado del ejercicio 2017 de 5,7 millones y un remanente de libre disposición superior al 1 por ciento del presupuesto anual.

La gestión presupuestaria del presente año, subraya la US, ha sido realizada en un marco de financiación con ausencia de un modelo objetivo que finalmente no fue aprobado por la Junta de Andalucía, por lo que pone de manifiesto la necesidad de disponer de "un modelo de financiación objetivo que garantice la suficiencia financiera de las universidades y les posibilite, en un escenario de certidumbre, ejecutar sus presupuestos y desarrollar del modo más eficiente posible sus políticas".