Mónica Esgueva: "Vivimos en una sociedad en la que nadie nos ha enseñado a vivir y a utilizar nuestra mente"

Mónica Esgueva presenta 'Los tres pilares de la felicidad'
EUROPA PRESS/ONIRO
Actualizado 16/03/2013 12:17:12 CET

Ha presentado esta semana en Sevilla 'Los tres pilares de la felicidad', un libro para "hacer de tu menta tu mejor aliada"

SEVILLA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Mónica Esgueva ha presentado esta semana en Sevilla su libro 'Los tres pilares de la felicidad: estrategias para hacer de tu menta tu mejor aliada' (Oniro), una obra en la que la autora explica "de manera sencilla para que todo el mundo pueda entenderlo y aplicarlo" los tres pilares para conocer el potencial de nuestra mente y ser más felices: los mecanismos del inconsciente; las claves de la filosofía oriental y la introspección; y los más recientes descubrimientos científicos sobre el cerebro.

"Saber gestionar tu mente y tus pensamientos para mí es fundamental, porque todo es mente", resalta en declaraciones a Europa Press Esgueva, quien aúna lo mejor de occidente y oriente a través de su experiencia vital. En la parte occidental se formó en psicología positiva y también en PNL con John Grinder (fundador de la Programación Neurolínguistica en USA), mientras que en la rama oriental estudia desde hace años con lamas tibetanos en Asia y recibe enseñanzas de SS Dalai Lama cada año en los Himalayas. Además, destaca su conocimiento de la mente y del inconsciente, a lo que ha dedicado años de estudio e investigación desde su propia práctica.

"Vivimos en una sociedad en la que nadie nos ha enseñado a vivir y a utilizar nuestra mente", afirma la coach y escritora, quien añade, en declaraciones a Europa Press, que "hemos puesto todas nuestras esperanzas en el exterior, en que las cosas y las personas de fuera nos llenen los vacíos internos, y los vacíos internos solo se pueden llenar desde dentro". "Esa es la gran equivocación, poner todas esas esperanzas fuera cuando resulta que depende de nuestra mente", un "instrumento espectacular con el que hemos sido bendecidos".

"Hacemos lo que buenamente podemos --continúa-- y la presión externa es tan grande hacia el comprar y el buscar fuera las cosas, que nos dejamos llevar", porque "formamos parte de esta sociedad y como no tengas mucha autoconciencia y te des cuenta que desde fuera no viene, te vas a dejar arrastrar por la ola". "Frente a esto, hay que cambiar los modelos que tenemos en los que nos fijamos", esgrime Esgueva, quien con este libro pretende proporcionara algunas claves para conseguir convertirnos en artífices de nuestra propia transformación.

Así, la también autora de libro como 'Cuando sea feliz' (2011) y 'Donde pueda rozar tu corazón' (2012), precisa que los modelos en los que se fijan hoy los jóvenes y no tan jóvenes "son los famosos", mucho de los cuales han logrado "ser famosos por el Gran Hermano o porque han tenido una historia con otro famoso o son deportistas, actores o cantantes", personas que "son modelos en algunas cosas, pero no les podemos tomar como modelos de comportamiento". Por tanto, matiza, "tenemos que cambiar los modelos de comportamiento y que sean personas que ejemplaricen los nuevos valores que tanto necesita la sociedad".

"AHORA HAY MAYOR NEGATIVIDAD"

Cuestionada sobre si la crisis actual nos está haciendo más infelices, la autora argumenta que "se hace un poquito más difícil", pero "no nos engañemos porque antes teníamos todo lo material y la gente seguía mal, deprimida, frustrada, amargada". "Ahora lo que hay es una mayor negatividad, pero los niveles de felicidad e infelicidad son bastante parecidos". De este modo, Esgueva aconseja que en lugar "de quejarnos por lo que nos falta, nos fijemos en aquello que podemos agradecer".

"El regalo de la vida es único y hay que disfrutar de lo que tenemos, porque ahora a lo mejor no tenemos tanto dinero pero tenemos más tiempo; además, las cosas maravillosas de la vida son gratuitas: darse un paseo por la naturaleza, sentarse al lado de un río, dar un paseo por la playa o disfrutar de tus hijos", subraya, toda vez que se reconoce "moderadamente optimista" porque "cada vez hay más personas que se cuestionan y están buscando el camino en otro lugar, porque se dan cuenta que lo material no les está llenando".