8 de abril de 2020
 
Publicado 09/01/2015 14:11:11 +01:00CET

La UPO participa en el proyecto de reintroducción de la chicoria hueca, fósil viviente en peligro de extinción

Investigadores de la UPO participan en el proyecto de chicoria hueca
EUROPA PRESS

SEVILLA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Área de Botánica de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) están realizando un programa de reintroducción de la chicoria hueca (Avellara fistulosa), una especie vegetal en peligro de extinción considerada como fósil viviente.

Según ha informado la UPO en una nota de prensa, el proyecto ha incluido el establecimiento de una población experimental en la laguna de dicha universidad y la reintroducción en la Laguna de la Paja (Chiclana, Cádiz), donde antaño existieron poblaciones naturales de la especie.

Los profesores e investigadores del Área de Botánica de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, María Luisa Buide del Real y Santiago Martín Bravo, en colaboración con un equipo de científicos del Real Jardín Botánico de Madrid liderado por Pablo Vargas Gómez, están llevando a cabo un programa de reintroducción de la chicoria hueca (Avellara fistulosa L.) en la Laguna de la Paja, una reserva natural concertada situada en el término municipal de Chiclana de la Frontera (Cádiz).

La chicoria hueca es una especie herbácea perenne perteneciente a la familia de las compuestas (Asteraceae), exclusiva ('endémica') de la Península Ibérica, que está incluida en la máxima categoría de amenaza (en peligro crítico de extinción) en el 'Atlas y libro rojo de la flora vascular amenazada de España'. Además, ha sido catalogada como "fósil viviente" por ser la única especie del género y por su reducida área de distribución y número de poblaciones e individuos.

Este hecho, junto al elevado riesgo de extinción al que está sometida, convierte a la chicoria hueca en una especie emblemática para la conservación vegetal en España, cuyo caso podría ser comparable al de especies animales tan bien conocidas como el lince. Su única población española existente en la actualidad, en el Parque Nacional de Doñana (Huelva), está amenazada principalmente por la fuerte herbivoría que sufren estas plantas en su hábitat.

Antaño era probablemente una especie abundante a lo largo de las marismas del Guadalquivir y otras zonas del SW de Andalucía, así como en otras zonas con el mismo hábitat en Portugal, pero la destrucción y fragmentación masiva de su hábitat debida a la urbanización y a la actividad agrícola produjo la extinción de la mayor parte de sus poblaciones. Una de estas poblaciones era la de la Laguna de la Paja, de donde fue citada a principios del siglo XX por el ilustre botánico Pío Font Quer, quien señaló su gran abundancia allí; a pesar de ello, esta población no ha conseguido sobrevivir y actualmente la chicoria hueca ha desaparecido de la laguna.

El programa de reintroducción tiene como objetivo la recuperación de esta población extinta. Además de que se encuentra dentro del área de distribución histórica de esta especie, la Laguna de la Paja tiene la ventaja de que se han excluido los grandes herbívoros por medio de un vallado. Esto y su protección legal como reserva natural concertada aumenta las probabilidades de una reintroducción exitosa.

La actuación ha constado de dos etapas. En una primera se ha realizado una introducción benigna en la laguna estacional natural recientemente recuperada en la Universidad Pablo de Olavide. Esta introducción experimental ha consistido en el establecimiento de una pequeña población de la especie en un medio con condiciones similares al de las poblaciones nativas, pero que no sufre la presión por herbivoría que existe en el Parque Nacional de Doñana.

Gracias a ello se ha podido realizar un seguimiento exhaustivo de distintos parámetros relativos al establecimiento, crecimiento y reproducción, que ha revelado datos sobre la biología de la especie muy valiosos para una correcta planificación de sus medidas de conservación.

Esto ha permitido afrontar la segunda fase del proyecto, la reintroducción propiamente dicha en la Laguna de la Paja. La intervención, autorizada y avalada por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía y por el Ayuntamiento de Chiclana, ha consistido en la plantación de unas 30 plantas de la especie, previamente aclimatadas en los invernaderos de la Universidad Pablo de Olavide, y que a su vez proceden de semillas de dos poblaciones de Doñana germinadas y cultivadas en el Jardín Botánico de Madrid.

En la actuación, además de los científicos de la UPO, intervinieron representantes de la Red Andaluza de Jardines Botánicos y Micológicos en Espacios Naturales, del Ayuntamiento de Chiclana, y de las asociaciones ecologistas locales Toniza y Asvoan Hippocampus. A partir de ahora se realizarán tareas de seguimiento para constatar la adaptación de las plantas a este ambiente lacustre que en su momento albergó poblaciones silvestres de la especie.

Para leer más