Los Reyes llegan al Campoamor entre aplausos y una sonora protesta contra la monarquía

Los reyes Felipe VI, Letizia y Sofía
DAMIÁN ARIENZA
Actualizado 19/10/2018 19:42:35 CET

OVIEDO, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los Reyes de España han llegado al Teatro Campoamor, en Oviedo, en medio de los abucheos, silbidos y gritos de protesta de las centenares de personas que se concentraban en contra de los Premios Princesa de Asturias 2018. Al otro lado de la calle, más cerca del Campoamor y en mitad del sonido de cientos de gaitas, el resto de público ha aplaudido a Don Felipe y Doña Letizia.

La concentración contra los Premios, que se viene realizando desde 2011, ha estado ubicada en la Plaza de La Escandalera y ha sido impulsada por el colectivo de las 'Marchas por la dignidad'. Allí, cientos de manifestantes han mostrado varias pancartas, una de ellas con el ya clásico lema de 'Fartones', y otras críticas con la Monarquía y con la situación social y laboral de Asturias.

A las 'Marchas de la Dignidad' se sumaron otras entidades republicanas y asturianistas, por lo que se pudieron ver tanto banderas republicanas como de Asturias con la estrella roja, además de banderas nacionalistas de Galicia y Castilla.

En ese sentido, la pancarta más visible en esta ocasión era la de 'Asturies nun tien rei', del grupo Lluchando pola Soberanía, organizador de la marcha del 8 de septiembre contra la visita de los Reyes y la Princesa a Covadonga.

Los republicanos comenzaron la jornada con una concentración en la Plaza de la Constitución, junto al Ayuntamiento de la capital asturiana, para proseguir hasta la Escandalera entorno a las 16.30 horas, donde una valla y el dispositivo policial obligaron a los manifestantes a colocarse detrás de la fuente de la plaza, como ya ocurre desde hace dos años.

Además, la policía nacional ha impedido el acceso de los manifestantes más allá de esta zona, aunque facilitaba el paso a las personas que querían acceder a la parte más cercana de La Escandalera al Teatro Campoamor para ver la llegada de los Reyes en las vallas.