Fiscalía y acusación rebajan la pena al matrimonio acusado de quedarse dinero de su tía

Juicio contra matrimonio acusado de quedarse con dinero de tía enferma
EUROPA PRESS
Actualizado 26/09/2018 17:26:03 CET

Ambas partes aplican el atenuante de reparación de daño aunque para la defensa no es suficiente y pide la libre absolución

SANTANDER, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía y la acusación particular han rebajado sus peticiones de pena para el matrimonio acusado de quedarse con dinero de las cuentas de una familiar enferma de alzheimer, tía de él, al aplicarles la atenuante de reparación del daño por haber consignado más de 25.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Así, el fiscal ha rebajado su petición por el presunto delito de apropiación indebida de cuatro años a tres años, seis meses y un día, mientras que la acusación particular, que ejercen los primos del marido, ha solicitado para cada uno de ellos tres años y seis meses por un delito continuado de apropiación indebida y un año y seis meses por un delito de robo con fuerza, porque extrajeron el dinero con una tarjeta bancaria que, a su juicio, obtuvieron de forma fraudulenta.

A pesar de que ambas acusaciones han atenuado las penas solicitadas en la segunda y última sesión del juicio, celebrada este miércoles en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria, la defensa del matrimonio no lo considera suficiente.

Así, ha vuelto a reclamar la libre absolución de ambos ya que, según ha mantenido el abogado en sus conclusiones, la tía de él les dio el consentimiento para que extrajesen dinero para los gastos derivados de sus cuidados.

Frente a ello, tanto el fiscal como el letrado de la acusación particular han insistido en que "no hubo tal consentimiento" al menos en derecho y que, si lo hubo de hecho, ambos se "excedieron en la extracciones bancarias" ya que, durante unos días sacaron muchas cantidades, llegando una de ellas a los 13.000 euros, cuando habitualmente el gasto mensual había venido siendo de 600 euros.

En la última sesión del juicio, que ha quedado visto para sentencia, han declarado algunos testigos, entre ellos tres chicas que cuidaron de la anciana los últimos años, una de las cuales es prima de la mujer.

Una de ellas, que fue contratada a través de una empresa de atención domiciliaria y que estaba interna de lunes a viernes, ha asegurado que la señora le dijo "muchas veces" que quería que el matrimonio se quedase "con lo que ella tenía" porque eran "los únicos que se ocupaban y preocupan de ella".

Esta chica ha indicado que la señora, aunque había sido diagnóstica de Alzheimer, está "bien de la cabeza", de hecho ella "estaba pendiente de la casa y que de hubiese todo lo necesario", e incluso "alguna vez" la pidió que la llevase al banco pero "no lo hice porque todo lo hacía" el matrimonio.