Publicado 20/06/2021 10:35CET

Un joven de 18 años se enfrenta a tres años por abusar de una menor

Sede judicial Salesas de Santander
Sede judicial Salesas de Santander - EUROPA PRESS

Será juzgado el miércoles, 23 de junio, en la Audiencia Provincial

SANTANDER, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un joven de 18 años acusado de abusar de una menor, de doce años de edad, se enfrenta a una pena de tres años de cárcel que pide para él la Fiscalía de Cantabria.

El juicio se celebrará el miércoles, 23 de junio, a las 9.30 horas en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad.

De acuerdo con el ministerio público, el procesado, "perfectamente conocedor" de la edad de la menor, se acercó a ella para pedirle el teléfono de su amiga porque, según le dijo, le gustaba.

Así, la menor mandó el teléfono al chico que, desde entonces, empezó a enviar a la niña mensajes por WhatsApp en los que le expresaba su deseo sexual.

Además, le pidió hablar con ella cara a cara y, cuando se vieron, "a sabiendas" de que era menor y "con la finalidad de satisfacer sus instintos sexuales", le comentó que le apretaban los calzoncillos, a lo que ella le respondió que cambiaran de tema.

Entonces, ella observó que "se había bajado los pantalones y le mostraba su pene con ánimo libidinoso". Y cuando la niña trataba de marchar del lugar, el joven intentó impedirle el paso, pese a lo cual logró zafarse dándole un codazo.

En otra ocasión, el acusado se dirigió a la víctima cuando se encontraba esperando a sus amigos y "con ánimo libidinoso le tocó sus partes íntimas".

Según el relato fiscal, estos hechos han provocado en la pequeña un "profundo malestar" que interfiere en diversos aspectos de su vida, con "estado de ánimo deprimido, alteración de sueño, condicionamientos en su apariencia y vestimenta y resistencia a acudir al pueblo donde sucedieron los hechos".

A juicio del ministerio público, los hechos constituyen un delito de abusos sexuales a menor merecedor de una pena de tres años de prisión, prohibición de comunicarse y acercarse a la menor durante seis años y multa de 5.760 euros.

Además, en concepto de responsabilidad civil pide una indemnización de 6.000 euros a la menor por los perjuicios psicológicos sufridos.