Policía local se sentía "discriminada" antes de llegar su sargento, que niega "vejaciones"

Sargento acusado de acoso laboral
EUROPA PRESS
Publicado 22/10/2018 17:17:14CET

SANTANDER, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La agente de la Policía Local de Santander que denunció a su jefe, el sargento encargado de la Unidad de Violencia de Género, ha admitido este lunes en el juicio celebrado contra él que ya se sentía "discriminada" antes del nombramiento de su superior, aunque "las relaciones se tensionaron" cuando asumió el mando de la oficina él, que ha manifestado por su parte que en dichas dependencias "no ha habido paz nunca".

Así lo han expresado en la sesión, celebrada en la Audiencia de Cantabria, y en la que víctima y acusado -de acoso laboral a una subordinada- se han referido a diferentes episodios laborales, a partir de uno de los cuales -la desaparición del teléfono móvil de ella- no "existía posibilidad" alguna de mantener una relación "cordial y formal", según ha expresado el mando: "Ella me juró odio eterno", ha sentenciado.

El hombre, que solo ha contestado a las preguntas de la fiscal que pide un año de prisión y 16.050 euros de indemnización- y de su abogado, ha indicado que a partir de ese hecho la agente "mostró su lado más omiso a todas las instrucciones" que se le daban, y ha apuntado al respecto a diferentes y constantes "problemas".

Pero el responsable de la Unidad ha precisado en la vista, --celebrada en la Sección Primera de la AP y que continuará esta semana con la declaración de testigos, informes y conclusiones-- que la denunciante tampoco "se hablaba nunca" con el resto de miembros del grupo.

(Habrá ampliación)

Contador