Actualizado 31/08/2009 17:07

Saviano alerta de que "el capitalismo se está convirtiendo en una organización mafiosa"

El escritor italiano lamenta que el voto haya perdido valor, por lo que "resulta muy fácil comprarlo"

SANTANDER, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El escritor italiano Roberto Saviano alertó hoy en Santander de que "el capitalismo se está convirtiendo en una organización mafiosa".

Según expuso en una conferencia en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), se está produciendo el fenómeno de que "la lógica de las mafias se está convirtiendo en la lógica del mercado".

El autor de 'Gomorra', libro en el que describe los métodos y conexiones de la Camorra napolitana, precisó que no es que las mafias estén adoptando las técnicas propias de la economía de mercado capitalista, sino que, por el contrario, es el capitalismo el que se está convirtiendo en una organización mafiosa.

Por tanto, Saviano, que vive amenazado de muerte desde 2006, consideró que se "deben cambiar las reglas de la economía", porque, si sigue siendo la actual, "los cárteles ganarán".

El escritor lamentó que las organizaciones mafiosas necesitan, por un lado, "máxima vanguardia económica", pero, por otro, "el máximo retroceso cultural", como a su juicio prueba el hecho de que, pese a sus relaciones con todo el mundo, sus dirigentes siguen queriendo casarse con "mujeres vírgenes" o castigan los territorios con presencia de homosexuales.

El también articulista criticó el sistema de adjudicaciones de las contratas públicas, que hace que se ge gane con la oferta "más barata y en el menor tiempo posible". Según explicó, "las organizaciones mafiosas no consiguen contratas apuntando con una pistola, sino ofreciendo precios competitivos". Esto es posible debido a que disponen de "cantidades enormes de dinero", que han obtenido previamente a través de la extorsión, el tráfico de drogas y la especulación.

En consecuencia, el escritor napolitano sostuvo que deberían tenerse en cuenta "otros parámetros" para las contratas públicas, dentro del proceso de cambio de las reglas de la economía, del que admitió que es "enormemente difícil".

Saviano participa durante toda la semana en un encuentro sobre el autor y su obra, titulado 'Escritor y ciudadano ante el compromiso. Roberto Saviano', dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

LIBERARSE DEL CLIENTELISMO

Para el escritor, "sería magnífico" que personas con distintas ideas políticas se pusieran de acuerdo en el criterio de que "no se debe apoyar a políticos criminales". El problema es, tal y como denunció, que ni en la derecha ni en la izquierda existe una "posición compartida sobre la legalidad".

Así, apuntó que en Italia las mafias se apoyan tanto en el centro izquierda como en el centro derecha, ya que, según afirmaciones de sus propios dirigentes, "somos demócratas, y estamos con quien gane".

El autor de 'Gomorra' opinó que se debe "dar valor al voto", ya que en la actualidad "no tiene ningún valor" y, en consecuencia, "es muy fácil comprarlo".

En tiempos anteriores, el voto a una determinada opción se vendía a cambio de comida o un puesto de trabajo pero, hoy en día, según detalló, su precio es de 50 euros o se intercambia por un teléfono móvil.

"Hay que inventar la forma de liberar a las personas del clientelismo", aseveró Saviano, quien manifestó que hoy las mafias pueden llegar a controlar la política a través de la economía.

Saviano puso el ejemplo de Ucrania, con su territorio "repleto" de heroína y de dinero procedente de este tráfico; o Rusia, donde se detectó la infiltración mafiosa en su compañía estatal rusa de gas 'Gazprom'.

También se refirió a Irán, "el país que más heroína consume del mundo", y explicó que la actitud "ambigua" de Occidente con su presidente Mahmud Ahmadinejad, al que se le apoya porque se muestra contrario al narcotráfico. De hecho, Saviano remarcó que quienes se oponen a él en el interior del país están preocupados de que su marcha provoque la entrada de los cárteles en Irán, motivo por el cual abogan por un cambio que afecte a más cosas que al líder iraní.