Actualizado 04/12/2015 20:31 CET

Guadalajara, entre las provincias con más accidentes por animales salvajes

MADRID/GUADALAJARA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Soria, Burgos y Guadalajara encabezan la lista de provincias españolas por número de accidentes de tráfico ocurridos debido al cruce de animales salvajes en la carretera, especialmente jabalíes, perros y corzos. En total, los accidentes contra animales u objetos suponen un 7% del total de accidentes, y los que se producen contra animales "de caza" son un 60% de aquellos en los que están implicados animales, según el 'II Informe del Centro de Estudios de Seguridad Vial Ponle Freno-AXA de Seguridad Vial sobre accidentes de tráfico'.

   El informe advierte, además, de que el mes de diciembre es la temporada en la que se produce mayor número de colisiones contra animales, debido a que es la época en la que se aparea el jabalí y por lo tanto registra mayor actividad y desplazamientos de lo habitual.

   Además, entre octubre y noviembre de este año se ha observado un repunte de atropellos de jabalíes en Barcelona, Orense, Gerona, La Coruña, Lugo, Asturias, Huesca y León frente a los valores de años anteriores, según indican los responsables del estudio. Un pequeño porcentaje de las colisiones con animales de caza (el 5,2%) provoca lesiones en los ocupantes de los vehículos, aunque, cuando se producen, son un 12% "más caros" que los accidentes contra otro tipo de animales.

   "El coste medio de las reparaciones en un vehículo implicado en colisiones con animales de caza es de 1.155 euros --explican-- Este coste es un 37% superior a los daños causados en las colisiones de vehículos con animales domésticos. Finalmente, jabalíes, ciervos y gatos monteses generan un coste de reparación superior a la media y que se sitúa, aproximadamente, en los 1.250 euros".

   Por todo ello, los autores del estudio han pedido a quienes utilizarán las carreteras para viajar durante este puente a regiones con abundancia de animales de caza que tengan precaución, reduzcan la velocidad a la que circularían habitualmente y practiquen "una conducción defensiva", es decir, permanecer "atento a cualquier movimiento, brillo o señal de presencia de animales.

   Además, en caso de aparecer un animal en la vía, es necesario reducir la velocidad para incrementar el tiempo de reacción en caso de que este realice un movimiento impredecible, y evitar dar volantazos que puedan provocas la pérdida de control del vehículo.

   "Si la colisión con un animal es inevitable, se debe mantener la vista hacia donde se quiera llevar el vehículo (no puesta en el animal), pisar el freno de forma firme y rápida y tratar de chocar en ángulo (no frontalmente) --señalan--. Tras chocar con un animal, hay que detenerse en cuanto sea posible en un lugar seguro, fuera de la calzada, señalizar la parada, comprobar el estado del vehículo y llamar a la Autoridad o sus Agentes para comunicar el hecho. No hay que acercarse nunca a animales heridos".