26M.- Marlaska lamenta que la derecha contemple la seguridad como un "gasto"

David Zorrakino/Europa Press
Actualizado 18/05/2019 13:57:41 CET

Pide mejorar la convivencia en Barcelona y coordinar cuerpos con "dialogo ajeno a la crispación"

BARCELONA, 18 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha lamentado este sábado que la derecha entienda la seguridad como un "gasto y por eso siempre implica muy poco del PIB" cuando gobiernan.

Lo ha dicho en un mitin tras pasear por el barrio del Raval de Barcelona con el candidato a la Alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, y con su número tres y exdirector de los Mossos d'Esquadra Albert Batlle, y antes de una reunión con vecinos y comerciantes.

El ministro se ha referido a un concepto amplio de seguridad en referencia a lo que hace posible convivir en las calles y a la seguridad vial, y ha subrayado que el Gobierno destina un 0,63% del PIB a ello mientras "en los gobiernos de derechas representa un 0,50% o un 0,51%".

Ha insistido en que, al margen de problemas de seguridad "globales" como el terrorismo o el crimen organizado, está generar una sensación de seguridad en las calles, que considera clave para la convivencia en los barrios, para lo que ha destacado el papel de las políticas locales como un cuerpo de seguridad próximo.

Considera que la Guardia Urbana, en el caso de Barcelona, es la que mejor conoce la situación de los barrios, la que mejor sabe cómo atajar los problemas, ha ensalzado su función preventiva, ha recordado que los socialistas llevan en su programa ampliar la plantilla de la policía municipal y ha subrayado la importancia de la "coordinación" entre cuerpos de seguridad.

Ha destacado la necesidad de que los comercios de la ciudad se sientan seguros: "Tenemos que generar espacios de convivencia común que en Barcelona habéis vivido de forma difícil en las últimas fechas, pero que con diálogo ajeno a la crispación es posible".

Tras lamentar el "deterioro de los espacios públicos" que asegura que se da en grandes ciudades como la capital catalana, ha destacado las políticas realizadas por los gobiernos socialistas trabajando para que en zonas como el barrio de Ciutat Vella acudieran familias jóvenes o se abrieran centros culturales, que ha señalado como política que facilitan la convivencia y, por tanto, la seguridad.

Como ejemplo del diálogo ajeno a la crispación al que el ministro hacía referencia, ha recordado la última Junta de Seguridad que se celebró en Barcelona, donde trabajaron "temas precisos para abordar asuntos de necesidad", y ha insistido en la coordinación entre cuerpos como la Guardia Urbana y los Mossos para generar confianza.

Ha explicado que en las políticas de seguridad tiene que haber una relación interinstitucional para hacerla efectiva porque la seguridad es "una política de Estado indefectible".

Para leer más