Actualizado 30/04/2020 12:30:17 +00:00 CET

La Generalitat prevé que el PIB caerá entre un 7,6% y un 8,8% en 2020 en Catalunya

Un operario trabaja en la obra de un edificio durante el día 45 del estado de alarma decretado por el Gobierno por la pandemia del Covid-19, en Barcelona/Catalunya (España) a 28 de abril de 2020.
Un operario trabaja en la obra de un edificio durante el día 45 del estado de alarma decretado por el Gobierno por la pandemia del Covid-19, en Barcelona/Catalunya (España) a 28 de abril de 2020. - David Zorrakino - Europa Press

Aragonès pide no caer en los errores de 2008 y defiende políticas expansivas y contracíclicas

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS)

La Generalitat ha estimado que la economía catalana caerá entre un 7,6% y un 8,8% este año y volverá a crecer en 2021 entre un 6,5% y un 5,1%, respectivamente, según el escenario base y las previsiones más pesimistas anunciadas este jueves por el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès.

El también conseller de Economía y Hacienda ha defendido la necesidad de aplicar una política económica expansiva y ha llamado a no caer en "los errores de 2008", ya que, ha asegurado, Catalunya cuenta ahora con unas finanzas equilibradas y la deuda controlada.

Ha augurado una destrucción de 226.800 empleos este año, con una recuperación de 122.000 puestos de trabajo en 2021, aunque si no hay una política expansiva, la destrucción de empleos alcanzaría los 261.000 empleos en 2020 y la recuperación en 2021 sería de 92.000.

Aragonès ha explicado que las exportaciones retrocederán un 15,5%, mientras que la caída en las importaciones será del 17,9%, y ha asegurado que este escenario prevé que en 2021 haya un rebote de PIB por la recuperación de la demanda interna como de la demanda externa.

El escenario base también prevé que en 2020 el consumo de los hogares caiga un 7% como consecuencia de las medidas de confinamiento, la caída de las rentas por la destrucción de ocupación y el aumento de la tasa de ahorro con motivo de la precaución.

Este gasto en los hogares se recuperaría de forma significativa en 2021, con un crecimiento del 3,9% debido al levantamiento de las restricciones a la demanda, y también crecería con fuerza la formación bruta de capital, hasta el 8,7%.

POLÍTICAS CONTRACÍCLICAS

Aragonès ha explicado que la previsión base se referencia a una implicación de política económica de gasto público "importante", con un crecimiento del 7,3%, mientras que, si la implicación es menos contundente y los efectos de la crisis sanitaria persisten en el tiempo, se dará el escenario más pesimista.

"Es fundamental que en esta crisis no se opte por las medidas de las crisis anteriores, que fueron las medidas de la austeridad, porque estamos ante una situación con una naturaleza totalmente diferente, es un choque de oferta y un choque de demanda", ha señalado, y ha abogado por el gasto público y políticas keynesianas y contracíclicas.

Aragonès ha insistido en la necesidad de una política económica expansiva y hacer lo contrario que en 2008, cuando se optó por el ajuste del gasto: "Ahora hace falta mantenimiento e incremento del gasto público, lo podemos hacer y estamos en condiciones de hacerlo".

Considera que si esto pasa por una inyección de dinero del Banco Central Europeo (BCE), o requiere de mayor endeudamiento, "se tiene que llevar a cabo" porque será la semilla de la recuperación económica del mañana, en sus palabras.