Las especies pueden parecer engañosamente resistentes al calentamiento

Lecho de mejillones de roca
LAURA JURGENS
Actualizado 23/11/2017 12:20:52 CET

   MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La naturaleza misma puede ser la mejor defensa contra el cambio climático para muchas especies, al menos a corto plazo, según un estudio publicado en la revista Ecology Letters de la UC Davis.

   El estudio encontró que los hábitats naturales desempeñan un papel vital para ayudar a otras plantas y animales a resistir el estrés por calor que aumenta con el cambio climático, al menos hasta que las especies de las que dependen para formar esos hábitats se ponen en peligro.

   Esto sugiere la necesidad de reevaluar las predicciones del cambio climático para muchas especies, incluidas las predicciones de que las especies en el sur se moverán hacia el norte con el calentamiento global.

   El trabajo se centró en la costa rocosa que se extiende desde las Islas del Canal de California hasta el Parque Nacional Olympic de Washington, donde las mareas bajas exponen a las especies marinas al calor intenso. También tiene implicaciones para hábitats como pastizales y bosques lluviosos, que sostienen millones de especies más pequeñas.

   De forma similar a como los árboles sostienen pájaros y ardillas listadas, especies como los mejillones y las algas marinas forman el hábitat de otras especies costeras. Pueden bajar las temperaturas tanto para esas otras especies que finalmente no hay diferencia en el estrés por calor para las criaturas marinas que viven en el sur de California versus el norte de Washington. Sin embargo, si esos hábitats se ponen repentinamente en peligro, las especies que dependen de ellos tienen poco tiempo para adaptarse.

   "Podríamos dar por hecho algo de la capacidad de recuperación de nuestros ecosistemas porque no nos damos cuenta de cuánto dependen de estos hábitats", dijo en un comunicado la autora principal Laura Jurgens. "Para las criaturas que viven sobre lechos de mejillones y algas marinas, es como tener una casa con aire acondicionado durante la marea baja. Puedes tolerar mucho de lo que sucede afuera si tienes aire acondicionado. Pero si estás buscando un futuro con olas de calor más intensas, y ya no tienes aire acondicionado, te preguntas: '¿A dónde puedo ir?' Estas especies podrían hacer un gran movimiento hacia el norte, pero no ayudará, porque todavía necesitan estos hábitats para mantener el calor en un rango tolerable ".

El estudio indica que las plantas y animales cuyos hábitats sirven como "aire acondicionado ecológico" probablemente no se moverán hasta que las otras especies que los protegen estén amenazadas. Esto podría hacer que esas especies sean más vulnerables a eventos repentinos como manchas tibias de agua del océano, enfermedades, tormentas extremas o intensas olas de calor. Estas especies pueden parecer "engañosamente resilientes" al cambio climático hasta que un evento les quite sus hábitats.

   El estudio se suma a la comprensión de cómo las diferentes especies responden al cambio climático. Los científicos han observado que algunas plantas y animales bajo el cambio climático están dejando latitudes más bajas para los más fríos. Pero este estudio muestra que, para algunas especies, el hábitat es más importante que la latitud para protegerlos de los efectos del cambio climático.