Actualizado 03/06/2007 14:25 CET

Expertos fijan en 30 años la edad máxima para iniciar los tratamientos antiarrugas

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los dermatólogos fijan en los 30 años la edad en la que hombres y mujeres deben comenzar a cuidar su piel contra el envejecimiento. "Es la edad máxima para iniciar estos tratamientos, porque es cuando se empiezan a poner de manifiesto las arrugas de expresión", indicó el doctor José María García Antón, del laboratorio Lipoteca, en las Jornadas de Dermofarmacia, organizadas en Vigo por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Pontevedra.

Según García Antón, la cosmética aplicada a la eliminación de las arrugas pasa por un momento de "profesionalización" en el que "nos alejamos de los productos milagro, de la aleatoriedad en la eficacia, para acercarnos a la profesionalización, a la mejor industria farmacéutica", dice. Así, en los últimos años el sector de la cosmética anti-arruga ha experimentado un doble impulso, a raíz del boom de los productos específicos para el hombre y a la entrada en el mercado de cosméticos con el mal denominado "efecto botox".

Desde la autorización del uso de la toxina del botulismo en el ámbito estético, el botox ha revolucionado el sector. Además de las conocidas inyecciones, en el mercado ya existen numerosas cremas con similares cualidades: eliminación de arrugas a simple vista. Las cremas no son tan efectivas, ni caras, como las inyecciones, aunque su uso diario y constante de éstas mejora sustancialmente la piel del rostro.

La industria del cosmético farmacéutico aumenta sus cuotas de mercado en España. Sólo el año pasado, las farmacias de nuestro país despacharon cerca de 150 millones de unidades y, aunque apenas alcanzan el 10% del mercado total de cosméticos, es el sector que más crece. Según los expertos, este crecimiento se debe al valor añadido que ofrece el farmacéutico al realizar la dispensación del producto cosmético.

COSMÉTICA PARA HOMBRES

En cuanto a la cosmética dirigida a los hombres, el doctor José María García indicó que se trata de un fenómeno surgido hace un par de años que "aún está por explotar". Así, a pesar de que en el mercado ya existen numerosas líneas de cosméticos, la gran mayoría de los hombres optan por iniciarse en este mundo a través de cremas hidratantes y revitalizantes, siendo más reacios a cremas antiarrugas o para las ojeras. Los productos de belleza para el hombre suponen apenas el 0,6% del mercado, según Miquel Carrera, de Novartis. Con todo, se prevé un desarrollo del mercado a corto plazo, con la progresiva eliminación de prejuicios sociales con respecto a este tipo de productos.

Las cremas masculinas tienen los mismos principios activos que las dirigidas a mujeres, aunque modifican su textura y la oleosidad para adecuarla al rostro de los hombres.