Actualizado 21/02/2011 14:09

Primer retrato del sistema solar desde el interior mirando hacia afuera

sistema solar
NASA

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

¿Cuál sería la visión de nuestro sistema solar si visitantes de otros mundos tomasen una serie de imágenes? Eso es lo que la nave espacial MESSENGER de la NASA ha obtenido juntando las instantáneas del primer retrato de nuestro sistema solar desde el interior mirando hacia afuera. Compuesta por 34 imágenes, el mosaico ofrece un complemento con el retrato del sistema solar - desde el exterior hacia dentro - tomadas por la Voyager 1 en 1990.

"La obtención de este retrato ha sido una hazaña conesguida por el equipo de MESSENGER", dice el investigador principal Sean Solomon, del Instituto Carnegie de Washington. "Esta instantánea de nuestro vecindario también nos recuerda que la Tierra es un miembro de una familia planetaria que se formó por procesos comunes hace 4.500 millones de años".

La cámara de ángulo ancho de MESSENGER (WAC) capturó las imágenes entre el 3 y el 16 de noviembre de 2010. En el mosaico, todos los planetas son visibles a excepción de Urano y Neptuno, que - a distancias de 3.000 y 4.400 millones de kilometros - eran demasiado débiles para se detectaados. La Luna de la Tierra y los satélites galileanos de Júpiter (Calisto, Ganimedes, Europa e Io) se pueden observar en los recuadros de las imágenes WAC. La situación del sistema solar en un brazo espiral de la Vía Láctea también brinda una hermosa vista de una parte de la galaxia en la parte inferior central.

"La forma curvada del mosaico se debe a la inclinación de la órbita de MESSENGER sobre la eclíptica, el plano en el cual se disponen la Tierra y la mayoría de las órbitas de los planetas, lo que significa que las cámaras deben señalar hacia arriba para ver algunos planetas y hacia abajo para ver a los demás", explica la experta en proyección de imagen Brett Denevi, del equipo del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins. "Las imágenes se estiran para que sea más fácil detectar los planetas, aunque este tramo también pone de relieve la luz dispersada por los miembros de planeta, y en algunos casos crea artefactos tales como la forma no esférica de algunos planetas. "

El montaje de este retrato no fue fácil, dice Salomon. "No es fácil de encontrar un momento en que muchos de los planetas están dentro de un mismo campo de vista desde esa perspectiva, y tenemos fuertes limitaciones sobre la orientación al Sol para nuestra capacidad de tomar imágenes en algunas direcciones".

Hong Kang, experto en guiado del MESSENGER utilizó un simulador del Jet Propulsion Laboratory de la NASA para identificar las posiciones relativas de la nave y los planetas con objeto de determinar si era posible ver los planetas a partir de MESSENGER en un momento dado.

"He utilizado las coordenadas celestes de los planetas en el momento que quería observarlas para verificar con las simulaciones que MESSSENGER podía ver cada uno de los planetas", explica Kang. "También utilice un conjunto de herramientas de satélite para verificar que teníamos los planetas en el campo de visión del doble sistema de imágenes a bordo de la nave."

El equipo de MESSENGER luego tuvo que determinar la duración de la exposición que era necesaria para cada planeta. "De los tiempos de exposición que funcionaron para la imagen anterior de las estrellas con magnitudes visuales similares a las de los planetas, se optó por tiempos de exposición que permitieran obtener las cantidades apropiadas (de luz, por ejemplo) en cada imagen del planeta", explica Nori Laslo, jefe de Operaciones y Secuencia de Instrumentos.

"Decidimos tomar imágenes utilizando la cámara de ángulo estrecho y la cámara gran angular de cada planeta para cubrir el cielo que rodea el planeta y también la imagen de los planetas en una resolución tan alta como fuera posible", añade. "Tomé todos estos parámetros, junto con una variedad de configuraciones relacionadas, y comencé a construir la secuencia de comandos", añadió.

Desde un punto de vista técnico, este retrato del MESSENGER fue un poco más complicado que lo que se hizo para la Voyager porque teníamos que permanecer dentro de las limitaciones del Sol. "Con la Voyager tan alejada en el sistema solar, el Sol es mucho más débil y no hubo restricciones en la actitud general de la nave en la medida que el Sol estaba incluido", dice Vaughan. "Estando en el sistema solar interior, la nave tiene que mantener constantemente la sombrilla apuntando hacia el sol, lo que limita los períodos en los diferentes planetas se pueden ver".

Denevi dice que el experimento nos hace volvernos humildes. "Ver que nuestro sistema solar es sólo estos pequeños puntos de luz, te recuerda lo afortunados que somos de que hemos tenido la oportunidad, a través de tantas misiones, de conocer de cerca y explorar la increíble diversidad y la geología que cada planeta y la luna muestran", dicen.