Actualizado 19/11/2014 11:01 CET

La nariz distinguió a los neandertales pero no acabó con ellos

Neandertal
Foto: TIM EVANSON/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio ha encontrado nuevas evidencias de que los neandertales fueron una especie distinta del homo sapiens, y no una subespecie de los humanos modernos.

   La investigación encabezada por el SUNY Downstet Medical Center, se centró en el complejo nasal completo de los neandertales, e involucró a investigadores con diversos antecedentes académicos. Concluyeron que esta parte del organismo no era adaptativamente inferior a la de los humanos modernos, y que la extinción de los neandertales se debió probablemente a la competencia de los humanos modernos y no a la incapacidad de la nariz neandertal para procesar un clima más frío y seco.

   Samuel Márquez, profesor asociado y responsable de Anatomía Macroscópica en el Departamento de Biología Celular de SUNY Downstate, y su equipo de especialistas publicaron sus hallazgos en sobre el complejo nasal Neandertal en la edición de noviembre de The Anatomical Record.

   Argumentan que los estudios de la nariz del neandertal, que han abarcado más de un siglo y medio, se han aproximado a este enigma desde una perspectiva equivocada. El trabajo previo ha comparado dimensiones nasales de los neandertales y de las poblaciones humanas modernas, como los Inuit modernos y los europeos, con un complejo nasal adaptado a los climas fríos y templados.

   Sin embargo, el nuevo estudio se centra en la creciente evidencia de las vías respiratorias altas de este grupo extinto funcionaban a través de un conjunto diferente de reglas, producto de una distinta morfología craneal, como resultado de una historia evolutiva independiente y de un mosaico de características que no se ha encontrado en ninguna población de Homo sapiens.

   Para llegar a sus conclusiones, Márquez y su equipo de paleoantropólogos, anatomistas comparativos, y otorrinolaringólogo, basaron su estrategia en un examen exhaustivo de la zona nasal de diversos grupos de la población humana moderna y luego compararon los datos con la evidencia fósil utilizando morfomería tradicional y geométrico.

@CIENCIAPLUS