Actualizado 09/12/2007 20:40 CET

Innova.- Un proyecto del IBV analiza el efecto de los materiales de los asientos de vehículos en el confort del usuario

VALENCIA, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) ha estudiado, con el apoyo del Impiva y en colaboración con el Departamento de Ingeniería Mecánica y Materiales de la Universidad Politécnica de Valencia (DIMM UPV), el efecto de las vibraciones sobre el cuerpo humano en vehículos de transporte en carretera y su impacto en las sensaciones de disconfort en periodos de conducción prolongados, informaron fuentes de la Generalitat en un comunicado.

Según explicaron, este proyecto consiguió relacionar el nivel de comodidad (confort) subjetiva que siente el usuario, con el grado de vibración al que está expuesto en el asiento de un vehículo.

En el proyecto de cooperación entre centros de investigación y tecnología, el IBV, miembro de la Red de Institutos Tecnológicos (Redit) también analizó el grado de vibración que se transmite según el material con el que se haya fabricado el asiento.

De esta manera, señalaron, este proyecto permitirá diseñar asientos para los sectores de la automoción, aeronáutica y ferrocarril que mejoren la sensación de comodidad del usuario.

Asimismo, indicaron que está financiado por el Fondo Feder de la Unión Europea, que gestiona la Conselleria de Industria, Comercio e Innovación, a través del Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana (Impiva), con 133.035 euros, y permitió resolver el problema de la falta de herramientas para abordar el proceso de desarrollo de asientos de vehículos sin realizar ciclos de ensayo y error.

El objetivo principal, continuaron, fue generar las reglas que relacionan los parámetros de diseño de los asientos de pasajero con la sensación de disconfort a lo largo del tiempo en condiciones dinámicas. La iniciativa definió un modelo que relaciona las características de los usuarios y los parámetros de diseño de los asientos con la respuesta biomecánica dinámica del ocupante.

Desde el punto de vista del sector de la automoción y transporte, destacaron que el proyecto es "claramente transferible" a cualquier empresa del campo de diseño y desarrollo de componentes de asientos. En primer lugar, la metodología es aplicable a productos similares. En segundo lugar, el conocimiento generado es transferible a centros que trabajen en seguridad pasiva para compatibilizar las condiciones de seguridad y confort.

Para acabar, explicaron que el procedimiento desarrollado y el laboratorio puesto a punto tendrán una transferencia directa en la definición de nuevos servicios a las empresas, sobre todo en lo que se refiere al diseño de productos.