Cardiólogos de la Fe cierran una aurícula cardiaca con dispositivo extensible mediante cateterismo y evitan la cirugía

Actualizado 05/09/2010 14:16:51 CET
GVA

VALENCIA, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

El servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Fe de Valencia ha realizado "con éxito" el cierre percutáneo de la orejuela izquierda del corazón en un anciano con fibrilación auricular, a través de un dispositivo extensible que obstruye el acceso a dicha aurícula mediante cateterismo y no en cirugía cardíaca, como se hacía hasta ahora, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

La Comunitat Valenciana ha sido la primera en llevar a cabo esta intervención sin necesidad de someter al paciente a un proceso de cirugía, y con el objetivo de evitar la formación de trombos en el interior de esta cavidad, según las mismas fuentes.

El especialista en Hemodinámica del Servicio de Cardiología, Luis Andrés Lalaguna, ha explicado que la implantación de este dispositivo "es una clara alternativa a los pacientes que no toleran el sintrom y que no pueden someterse a cirugía cardíaca. Mejora la atención en personas mayores, que son quienes presentan problemas digestivos incompatibles con la medicación y riesgo en cirugía cardíaca".

La fibrilación auricular, que es el tipo de arritmia más frecuente, provoca que las aurículas cardíacas latan de una forma no coordinada, lo que produce un ritmo cardíaco rápido e irregular que puede propiciar la aparición de trombos.

En este sentido, esta fibrilación afecta a un cinco por ciento de la población mayor de 65 años y es responsable del 20 por ciento de los accidentes cerebrovasculares. De hecho, el 35 por ciento de estos pacientes podrían presentar un ataque cerebral a lo largo de su vida.

En esta misma línea, el doctor Luis Andrés Lalaguna ha confirmado que esta arritmia "aumenta el riesgo de que se produzcan los coágulos, que una vez en el flujo sanguíneo provocan accidentes cardíacos y cerebrovasculares, sobre todo en mayores de 65 años".

En la mayoría de los casos estos pacientes siguen un tratamiento crónico con anticoagulantes, el conocido como 'sintrom'. Sin embargo, cerca del 40 por ciento presentan contraindicaciones por sangrados digestivos o cerebrales. Para ellos, la alternativa es el cierre de la orejuela izquierda para que no se formen trombos en su interior y que ya se puede lograr con dispositivo mediante cateterismo, según ha informado la Generalitat.