Casado vuelve a pedir a Sánchez la convocatoria anticipada de elecciones "cuanto antes"

Casado en el XXI Congreso Nacional de la Empresa Familiar en Valencia
Francisco Martínez/ Europa Press
Publicado 30/10/2018 12:08:59CET

Defiende un 155 sin plazos, que también afecte a los medios de comunicación, mossos y sistema penitenciario

VALÈNCIA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Pablo Casado, ha vuelto a pedir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la convocatoria "cuanto antes" de unas elecciones generales en España porque "hay demasiadas situaciones insólitas para la estabilidad política y económica del país". Mientras tanto, ha subrayado, su formación hará una oposición "responsable".

Así lo ha indicado Casado en un coloquio en València, tras pronunciar una conferencia en el XXI Congreso Nacional de Empresa Familiar, al ser preguntado por la visión que tiene sobre la situación de España.

Al respecto, el líder de los 'populares' ha insistido en la convocatoria "cuanto antes" de unas elecciones generales ya que ha señalado que el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, accedió al ejecutivo a través de una moción de censura "apoyada por batasunos y partidos populistas, con 50 escaños menos que el partido que había ganado las elecciones y con un mandato claro que era convocar elecciones" cuanto antes.

Por tanto, a su juicio, "hay demasiadas situaciones insólitas para la estabilidad política y económica de una país". "Pedimos que si la estabilidad de España depende de partidos que quieren romperla, que lo mejor es que los españoles decidamos qué reparto de poder político y apoyo político tenemos que tener", ha remarcado para puntualizar que lo que le preocupa es que "se pacten en la cárcel unos presupuestos o que las peticiones presupuestarias las haga un partido caracterizado por arruinar economías como Ecuador, Bolivia o Venezuela".

Mirando al futuro y hasta que haya elecciones, Casado ha subrayado que su formación llevará a cabo una oposición "responsable". "Lo digo por aquellos que dicen que el PP no rema a favor y habla mal de España o es muy duro. Nosotros no hablamos mal de España, pero podemos discrepar de la política presupuestaria de un gobierno y un partido determinado", ha afirmado.

CATALUÑA

Por otro lado y preguntado por si cree que la aplicación del artículo 155 es la única opción viable a corto plazo para resolver el conflicto en Cataluña, ha afirmado este extremo. "Por desgracia sí. Hay quien piensa que a nosotros nos gusta mucho decir que ya no vemos capacidad de negociación con los partidos nacionalistas o que ya no hay nada que hablar con quienes quieren romper España; evidentemente no es algo que nos alegre pero, por desgracia, es ya una constatación objetiva", ha afirmado Casado.

Para el líder del PP, lo que está pasando en Cataluña "no pasaría en ningún país del mundo" y, en este sentido, ha lanzado una pregunta al auditorio: "¿Qué harían ustedes si el 10% de sus trabajadores decidieran dividir el sector productivo de esa empresa o atacar con fórmulas de kale borroca en contra de las normas internas? Imagino que intentarían hacer lo que hicimos nosotros, que es ir conjuntamente y hacer cumplir la normativa".

Casado ha indicado que en la primera reunión que tuvo con Sánchez ofreció la mayoría absoluta del PP en el Senado para aprobar de nuevo el artículo 155 pero con "dos condicionantes: que se tiene que aplicar sin un plazo de duración hasta que la situación de legalidad, de prosperidad y convivencia se recupere y que tiene que abordar las competencias de los medios de comunicación públicos, la educación, servicios de seguridad y las instituciones penitenciarias".

"La situación es insostenible y vemos que hay un Gobierno que no responde a este desafío", ha reprobado para considerar que la última aplicación del 155 resultó "escasa" y, por tanto, hay que hacerlo "de otra forma" para que "de una vez por todas en Cataluña no se vaya en contra de la Constitución y la convivencia".

Además, ha defendido que los meses que duró la aplicación de este artículo Cataluña "recuperó la normalidad" y "un país serio como España no puede ser rehén de dos millones personas", ha zanjado.