Actualizado 30/07/2009 20:49 CET

Cultura.- Generalitat presenta la exposición antológica del pintor valenciano 'Leopoldo García Ramón (1876-1958)'

VALENCIA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El asesor científico del Consorcio de Museos de la Conselleria de Cultura y Deportes, Felipe Garín, presentó hoy la muestra 'Leopoldo García Ramón (1876-1958)', exposición antológica que se enmarca en la línea de recuperación de artistas valencianos del siglo XIX del Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana.

Formado en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, Leopoldo García Ramón "destacó como fino y elegante pintor de la burguesía valenciana, alcanzando notoriedad por sus colaboraciones en ilustraciones de revistas y libros de la época", según señalaron fuentes de Generalitat en un comunicado.

García Ramón, evocador del Impresionismo, "fue en realidad un pintor de raíz naturalista que sentía una especial querencia por los temas costumbristas", de cuya trayectoria artística se podrá obtener una visión panorámica gracias a la muestra que acogerá el Museo de Bellas Artes de Valencia hasta finales del mes de septiembre.

Así, a través de alrededor de 60 piezas, el espectador podrá reconocer las diferentes temáticas que marcaron su producción: sus bodegones, retratos, las vistas de Jávea y situarlos en las diferentes etapas de su vida.

En concreto, las mismas fuentes destacaron que "entre sus mejores obras destacan las referidas al costumbrismo valenciano, escuela de la que fue discípulo en sus inicios". La etapa más representada es la que se refiere a sus últimos años, tras su vuelta a Valencia.

La mayor parte de la exposición es obra inédita cedida por coleccionistas privados y es "el resultado de un interesante estudio de investigación" que comenzó el historiador y crítico de arte Armando Pilato, fallecido hace dos años y a quién el Consorcio de Museos quiso rendir homenaje póstumo como comisario de la muestra.

Leopoldo García Ramón nació en Valencia el día 11 de septiembre de 1876. Su padre tenía el oficio de pintor mural y, desde su adolescencia, Leopoldo comenzó a trabajar con los pintores decorativos, hasta formar parte de la Sociedad de Pintores Murales.

El artista se formó esbozando y dibujando, de forma prácticamente autodidacta. De hecho, según las mismas fuentes, "la calidad de sus dibujos y de sus primeras obras de pincel fue el punto de inflexión que marcaría su futuro artístico y la causa por la que alguno, o algunos, de los artistas pintores conocidos por su padre o por el propio García Ramón, le animaran a realizar la inscripción como alumno en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia".

En 1900, Leopoldo García Ramón se marchó a París, un importante hecho que marcaría tanto su futura carrera artística como la personal. Posteriormente, a finales de 1913, retornó a Valencia en uno de sus viajes periódicos y a partir de ese momento, aparecen las primeras noticias documentadas de las estancias veraniegas en la villa marinera de Jávea.

García Ramón fue uno de los artistas que frecuentaron Jávea creando un foco de artistas que inspiraron su propio estilo en la naturaleza de la ciudad. Ese foco, iniciado por Joaquín Sorolla a finales del siglo XIX, se desarrolló desde la primera década del nuevo siglo hasta los años 30 y estuvo formado por Leopoldo García Ramón, Ricardo Verde, Higinio Blat, Pedro Bas y André Lambert.