La Guardia Civil auxilia a un bebé sin respiración en Mareny de San Llorenç

Guardia Civil: Remitiendo Nota De Prensa
GUARDIA CIVIL
Actualizado 02/01/2019 14:49:29 CET

VALÈNCIA, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil auxilió el pasado viernes, 28 de diciembre, a un bebé de un año en estado inconsciente y sin respiración apreciable en una vivienda de Mareny de San Llorenç (Valencia), donde sufrió espasmos mientras comía. Los agentes lograron que echara fluidos por la boca y comprobaron que la vivienda estaba a una temperatura de 38,5 grados.

Sobre las 20.30 horas, efectivos de Sueca (Valencia) fueron requeridos por un ciudadano en la carretera CV-502, dentro de Mareny de San Llorenç, advirtiendo que había un niño que se estaba muriendo en la localidad, informa el instituto armado en un comunicado.

El niño, de aproximadamente un año, se encontraba en la casa con su abuela. Esta manifestó a los guardias civiles que el niño no respiraba y se lo entregó a uno de ellos, mientras otro llamó a los servicios de emergencias para solicitar una ambulancia.

Tras coger al bebe en brazos, el agente observó que tenía la cara y las orejas enrojecidas y que se encontraba en estado de inconsciencia y sin respiración apreciable.

El menor estaba comiendo y había dejado de respirar después de sufrir unos espasmos. El guardia civil lo alzó hacia el hombro y le dio unos leves golpes en la espalda hasta provocar que echara por la boca gran cantidad de fluidos y apreciar una respiración costosa.

Una vez reanimado, los agentes se trasladaron al interior de la casa y comprobaron la temperatura (38,5 grados), por lo que despojaron al pequeño de las prendas de abrigo e indicaron a la familia que le pusieran un paño húmedo en la frente a la espera de los servicios médicos.

Los familiares explicaron que recientemente el bebé estuvo ingresado por una bronquitis en el Hospital de La Ribera, en Alzira (Valencia), e informaron sobre sus antecedentes médicos.

Finalmente, sobre las 20.40 horas del pasado viernes se personó en el domicilio la ambulancia con el médico de Urgencias del centro de salud de Cullera (Valencia). Los efectivos médicos se hicieron cargo de la situación tras comprobar el estado de salud del bebé.

Contador