Isabel Oliver expone en La Nau 40 años de obra "comprometida, cañera y bonita"

Publicado 09/07/2019 15:46:40CET
Una de las obras de la exposición 'Isabel Oliver. Cuarenta años de arte comprometido (1970-2009)',
Una de las obras de la exposición 'Isabel Oliver. Cuarenta años de arte comprometido (1970-2009)', - EUROPA PRESS

VALÈNCIA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El centro cultural La Nau de la Universitat de València acogerá, desde este martes y hasta el próximo 3 de noviembre, la exposición 'Isabel Oliver. Cuarenta años de arte comprometido (1970-2009)', que realiza un recorrido por los 40 años de producción artística de esta pintora pop-art, grabadora y profesora. La antológica reúne obras en las que la creadora reivindica que no solo hace cuadros "cañeros de crítica social", sino que sabe "pintar bonito".

Así lo ha explicado la propia autora en la rueda de prensa de presentación de la muestra, donde ha estado acompañada por el comisario de la exposición, Pascual Patuel, el director de Actividades de la
Col·lecció Martínez Guerricabeitia, José Pedro Martínez, y el vicerrector de Cultura i Esport de la Universitat de València.

La exposición --que se exhibe en la Sala Martínez Guerricabeitia de La Nau-- se divide en tres salas con obras de siete series pero con el denominador común del pop-art, que es el estilo que ha trabajado Oliver durante su carrera desde los años 70.

"Pocas mujeres se interesaron por el pop-art, era un arte casi masculino, como por ejemplo el Equipo Crónica, Equipo Realidad o artistas como Antoni Miró. Oliver asumió esa modernidad y lo hizo con un carácter crítico, distinto al americano que evoca ese 'american way of life', tan característico de Warhol o Claes Oldenburg", ha indicado el comisario.

En esa misma línea, Martínez ha resaltado que aunque el pop-art es una "iniciativa artística que se vincula al entorno anglosajón, fue un fenómeno global y hubo pop-art en países donde los artistas utilizaron esta forma de expresión para plasmar cosas". "En situaciones como la de España, durante la época del franquismo, representó un paraguas idóneo para hacer una gran cantidad de obra de crítica y los artistas usaban su subterfugio, que con otra forma de expresión no habrían sido posibles", ha explicado.

Entre las distintas series se abordan temáticas muy diversas, como el feminismo en 'De profesión sus labores' y 'Mujer', el 'Juego', la 'Mercantilización del arte', la ecología en 'Paisajes pop', la fugacidad del tiempo en 'Jugar con el tiempo', 'Arqueología del presente' y 'Memoria de un lugar', centrado en la historia de València.

Oliver ha explicado que algunas obras han salido del estudio por primera vez: "Son de los 70 y a las chicas no nos hacían caso, no nos hacían exposiciones y sobre todo si hacían una pintura con crítica social y feminista".

La artista ha recordado que cuando tenía 20 años todavía había serenos en València y ella nunca tenía las llaves de su casa. "El sereno, si llegabas más tarde de las 22 horas que era cuando se cerraban los portales, te daba un rapapolvo, porque se vivía en una dictadura franquista pero además patriarcal total", ha contado.

Por ello, Oliver ha remarcado que ella "no cedió" y "continuó con este tipo de obra por encima de todo porque había que salvar las ideas", ya que sabía que "no iba a vivir de la pintura", por lo que primero trabajó en un estudio de arquitectura y luego hizo carrera docente en la Facultat de Belles Arts.

"NOS MANDAN BORDAR, NO QUE SEAMOS ARTISTAS"

Según ha explicado Oliver, la serie 'De profesión sus labores' se debe a que "era lo que las señoras tenían que poner en su carné de identidad, porque no tenían un reconocimiento de ninguna profesión". De hecho en el primer cuadro de la exposición, se ve un cañamazo que se venden en las mercerías y que a la artista le creó "un revulsivo horroroso".

"En ellos, se imprime un cuadro clásico para que la señora vaya a su casa y lo borde y le venden los hilos de los colores. Es decir, nos mandan bordar, no que seamos artistas o que estudiemos historia", ha añadido Oliver. Otros de los cuadros de esta serie, están sostenidos por unos bastidores y tratan de expresar que "si las señoras tienen que hacer sus labores, que es bordar, pasaremos la pintura a los bastidores tradicionales, porque lo que queremos es pintar otras cosas".

La serie 'Mujer' contiene cuadros en los que se trata de evidenciar el papel que tenía la mujer en la familia como el cuadro 'Familia numerosa' y la cosificación que se hacía de ella en el cuadro 'Las tres gracias', basado en la obra de Rubens, en el que ubica a las tres mujeres en un gimnasio.

Esta línea ideológica se aprecia incluso en otras series como 'Juego' con el cuadro 'No quiero ser Marilyn', en el que se retrata la famosa imagen de la actriz en la que se le levanta la falda, pero esta vez rodeada de varios hombres y unas cartas rotas, que simbolizan la ruptura de las normas sociales, que acepta la sociedad para poder jugar al parchís o el dominó. En este caso, Oliver también expone algunos objetos como un parchís con fichas que no caben en el tablero o piezas de dominó sobredimensionadas.

En la siguiente sala, se pueden apreciar los 'Paisajes pop' de Oliver, a los que trata de convertir en mercancía e imágenes de consumo, que "es el concepto pop". Unos están representados en la etiqueta de botes de comida enlatada, "de modo que uno podría ir al mercado y podría llevarse un paisaje en pintura o en conserva, que unos son al natural y otros en almíbar".

"Con eso quería demostrar que no solo hacía cuadros cañeros de crítica social, sino que sabía pintar bonito pero no iba a pintar bonito sin hacer una crítica", ha reivindicado la artista. De este modo también se critica la mercantilización del arte, con otros paisajes --inspirados en obras Monet o Léger-- sobre hojas de contabilidad, en las que se puede ver 'el debe, el haber y el saldo'.

Por último, en el resto de obras se trata de condensar la preocupación de Oliver por la ecología, como en 'Paisaje en proceso de calcinación', que trata de mostrar un bosque en llamas sobre el que se pueden leer algunos recortes de prensa con titulares como "ampliación de la OTAN", "medidas contra la crisis" o "causas de la mortandad de cientos de peces en el cauce del río Turia" y en el paso del tiempo en València, dentro de la serie 'Memoria de un lugar'.