Marco propondrá reorientar el presupuesto de este ejercicio a gasto social y trabajar con los bancos que no desahucien

Publicado 20/06/2015 11:26:42CET
Amparo Marco
EUROPA PRESS

CASTELLÓN, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Castellón, la socialista Amparo Marco, propondrá a la junta de gobierno y al pleno reorientar el presupuesto municipal de este ejercicio a política social "para dar cobertura a la gente más necesitada" e intentará ligar las cuentas del Ayuntamiento a las entidades bancarias que no desahucien a los ciudadanos. Éstas son dos de las primeras medidas "prioritarias" que acometerá la nueva primera edil de la capital de la Plana para, según ha dicho, "poder pintar sonrisas en las caras de la ciudadanía".

Marco, que en los primeros días al frente del Ayuntamiento de Castellón ha asegurado sentirse "muy orgullosa" de ser la primera mujer alcaldesa de la ciudad y "emocionada" porque "se ha generado "mucha ilusión", apuesta por "abrir puertas y ventanas y trabajar como cuando Cristóbal Colón descubrió América, pues todo está por conquistar", ha dicho.

La primera edil, en una entrevista a Europa Press, ha manifestado su "plena confianza" en el equipo de gobierno -conformado por el PSPV y Compromís-, así como las ganas de trabajar "para solucionar los problemas de una ciudad en la que ha habido dejación durante muchos años". De hecho, ha lamentado la ausencia de traspaso de poder por parte del anterior equipo de gobierno.

Marco ha apuntado la necesidad de ver en qué situación se encuentra el Ayuntamiento, para lo que ha insistido en que se realizará una auditoría "preferiblemente" desde el propio consistorio, pues todo lo que sea buscar auditores externos supone dinero, y antes de gastar del presupuesto municipal para conocer el estado de las cuentas prefiere invertirlo "en bienestar social, en comedores escolares, en que no se desahucie, en viviendas y alquileres sociales, es decir, en las personas", ha apuntado.

"Es necesario que los ciudadanos sepan la herencia y el punto de partida que tenemos porque no es lo mismo partir de un presupuesto sin deudas que con un endeudamiento de 135 millones de euros", ha añadido.

REORIENTAR PRESUPUESTO

Así mismo, ha anunciado que llevará una propuesta a la junta de gobierno y al pleno para reorientar todo el presupuesto municipal, "teniendo en cuenta que es un presupuesto heredado de un gobierno anterior y que los ciudadanos han decidido un nuevo tiempo que tiene que tener su partida presupuestaria". " Vamos ver qué podemos hacer para que ese presupuesto sea social y demos cobertura a la gente más necesitada y poder pintar sonrisas en las caras de la ciudadanía", ha dicho.

Respecto a las "prioridades", la alcaldesa ha recordado que Castellón cuenta con un desempleo del 25 por ciento, con más de 18.000 personas en las listas del paro y más de la mitad de estas personas sin cobrar ninguna prestación y un 30 por ciento de familias en riesgo de exclusión. "Las medidas económicas de creación de empleo no tienen resultado a corto plazo, sino a medio o largo plazo, por lo que se tienen que poner en marcha inmediatamente", ha subrayado.

No obstante, cree que mientras se empieza a generar empleo hay que "cubrir" a las familias con medidas como los comedores escolares en verano, para lo que ya ha dado la orden de que se pongan en marcha y que "ni un niño de la ciudad de Castellón pase hambre este verano. Sacaremos el dinero de donde lo tengamos que sacar".

Por otra, Amparo Marco ha anunciado que ha solicitado un protocolo para evitar los desahucios en la ciudad. En este sentido, ha indicado que se contactará con las entidades financieras "para ver qué posibilidades hay de negociar algún tipo de alquiler social o de renegociación de la hipoteca". Así, ha señalado que se intentará ligar las cuentas del Ayuntamiento a las entidades financieras que no desahucien. "Estoy dispuesta a invertir el dinero del Ayuntamiento en bancos, aunque cobren un interés un poco más elevado, si hay compromiso de no desahucio", ha defendido.

Así, ha reconocido que habrá entidades financieras con las que no habrá capacidad de maniobra, "por lo que igual es una cuestión de partida presupuestaria para alquiler social, es decir, que parte de la hipoteca la pague la familia y parte el Ayuntamiento, y para esto vamos a arbitrar el mecanismo legal".

NUEVO PLAN GENERAL

En otro orden de cosas, la alcaldesa ha señalado que el nuevo equipo de gobierno propondrá paralizar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad para consensuarlo "y que no sea sólo una adaptación del plan del 2000 a la normativa vigente, sino hacerlo nuevo y que los foros de urbanismo no sean sólo un paripé para hacerse la foto", pues -según ha dicho- "Castellón no es sólo la Ciudad de las Lengua, sino también la Marjalería, Mestrets, la Ronda y la integración de los barrios periféricos".

Además, la primera edil ha señalado la necesidad de hacer una revisión del plan especial de la Marjalería, "bajando volumetría, reorientando las zonas húmedas, dando cobertura a las zonas consolidadas e intentando poner líneas presupuestarias para adecuación de las viviendas para que no se inunden cuando caen cuatro gotas".

En cuanto a las viviendas que se están demoliendo por no cumplir la normativa vigente, ha señalado que se van a reorientar los servicios jurídicos "para dar solución a la ciudadanía". "Lo que podamos solucionar lo vamos a solucionar y lo que no tiene solución no la tiene por parte de este ayuntamiento ni por parte de ningún ayuntamiento del mundo", ha apuntado.

En su opinión, el problema de la Marjalería "es que durante mucho tiempo el Ayuntamiento ha estado mirando hacia otro lado y, en vez de afrontar el problema mirando a los ojos a la gente, ha habido ruido positivo a favor de las ilegalidades". "Los mecanismos de control han fallado por parte de la Administración, y una administración no puede dejar de dar solución a los problemas por no enfrentarse a la ciudadanía".

RECIBIRÁ VECINOS

Marco también apuesta por un Ayuntamiento "transparente y abierto", cuestión que -según ha afirmado- "ya ha empezado a materializarse con la celebración de dos bodas en el despacho de Alcaldía por primera vez". En este sentido, ha manifestado que continuará visitando los barrios y dedicará un día a la semana a recibir a los vecinos que quieran hablar con la alcaldesa y plantear problemas, soluciones o simplemente quieran tomarse un café con la primera edil.

Respecto al acuerdo de gobernabilidad consensuado con Compromís y Castelló en Moviment, Marco ha reconocido que gobernar en minoría "siempre puede suponer que haya problemas, pues a lo largo de la legislatura puede pasar cualquier cosa y hay que asumirlo".

En este sentido, ha indicado que "la mayoría absoluta mal utilizada es como un bastón de mando, aunque puede estar bien utilizada si es para servir al ciudadano y hacer una ciudad mejor". No obstante, ha apuntado que "cuando hay una situación como en el Ayuntamiento de Castellón, en el que los ciudadanos han decidido que no haya mayoría absoluta, nos obliga a hablar mucho, dialogar y consensuar".

"Creo que no habrá ningún problema o, en todo caso, alguno sobre alguna medida puntual , pues, tras las primeras reuniones, estoy encantada con los cuatro compañeros de Compromís, a los que trato como si fuéramos un mismo partido, y con Castellón en Moviment hay información permanente de todo", ha agregado.