Puig niega partidismo en violencia de género: "Quien sitúa esta cuestión en la agenda de división son las derechas"

Ximo Puig en el acto  'Ni un paso atrás contra la violencia machista'
PSPV
Publicado 08/01/2019 20:35:35CET

VALÈNCIA, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSPV-PSOE y 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha negado que su partido utilice la violencia de género de manera partidista y ha asegurado que "quien desgraciadamente sitúa esta cuestión en la agenda de división y confrontación son las derechas españolas".

Así lo ha afirmado a preguntas de los periodistas por las acusaciones de partidismo por parte del PP, antes del acto 'Ni un paso atrás contra la violencia machista' organizado en la Biblioteca de la Dona de València por el PSPV-PSOE.

"No queremos hacer ningún partidismo de esta cuestión, todo lo contrario. Desde el principio hemos querido superar el partidismo, quien desgraciadamente sitúa esta cuestión en la agenda de división y confrontación son las derechas españolas", ha sostenido Puig.

Ha subrayado así que no quieren hablar de este tema, sino que "es el pacto del PP con este partido de extrema derecha el que está de alguna manera situando esta cuestión sobre la mesa". "No queríamos hablar de esta cuestión, sino que se profundizara en el pacto valenciano contra la violencia de género, un pacto de todas y todos", ha recordado.

El encuentro moderado por la secretaria de Igualdad del partido, Rosa Peris, ha contado con las intervenciones de la directora general del Institut Valencià de la Dona, María Such, la presidenta de Alanna, Xelo Álvarez, el periodista Sergi Pitarch y la fiscal de violencia de género, Susana Gisbert.

DISTINCIÓN ENTRE VIOLENCIA DE GÉNERO O DOMÉSTICA

Esta última, preguntada por la distinción entre violencia de género y doméstica que ha realizado el Tribunal Supremo (TS) -- que ha dictado que es violencia de género toda la que se ejerce contra una mujer en el ámbito de la pareja o expareja-- ha lamentado que se ponga el acento en esa parte de la sentencia y ha asegurado que esa distinción existe "desde que existe la ley", algo que los juristas "tienen claro" desde que esta entró en vigor.

"Creo que lo importante de esta sentencia no es tanto esa parte, sino la que dice que no hace falta acreditar, probar fehacientemente esa situación de poder o dominación del hombre sobre la mujer para entender que se ha cometido el delito, una tesis que han sustentado algunas audiencias", ha destacado.

En la misma línea, ha sostenido la importancia de que con un acto de violencia sobre la mujer por parte de una pareja o expareja "se entiende que existe relación de poder o dominación". "Igual que el que roba una cosa se entiende que existe ánimo de lucro, no hay que acreditar que se lo quería quedar", ha ilustrado.

"La distinción entre violencia de género y doméstica existe, todos lo sabemos y no quiere decir que no sea reprochable la violencia doméstica, ni siquiera que sea menos reprochable. Pero la violencia de género tiene una raíz, que es el machismo, y necesita un tratamiento específico, por eso tiene una regulación específica", ha recalcado.

La fiscal ha señalado que ambas conductas son "reprochables" y que esa distinción entre ambas "no quiere decir que la violencia doméstica no merezca también un reproche penal importante". Sobre si la idea de mezclar los distintos tipos de violencia produce confusión entre los magistrados, ha respondido tajante: "Sí, sin duda alguna".

Contador