La UA participa en el desarrollo de un nuevo mecanismo que mejora la calidad de las pantallas

Explicación de las nueva tecnología OLEDs
UA
Publicado 27/11/2018 10:57:16CET

   ALICANTE, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Universidad de Alicante (UA) han participado en el desarrollo de un nuevo mecanismo para la generación de luz en dispositivos optoelectrónicos -tecnología que combina la óptica y la electrónica-, que podría convertirse en la nueva fuente de luz en OLED y terminar extendiéndose a todo tipo de aparatos electrónicos y pantallas. Con ello "se logra cerca de un 100% de eficacia en la calidad de las imágenes".

   El trabajo ha sido publicado en la revista científica 'The Journal of Physical Chemistry Letters', según ha informado la institución académica en un comunicado. Cada día teléfonos móviles, relojes inteligentes, televisiones o tabletas presentan pantallas más planas y ligeras, de mayor resolución y con menores consumos energéticos gracias a la tecnología OLED (Organic Light-Emitting Diodes), diodo orgánico de emisión de luz.

   El artículo, titulado 'Computational Design of Thermally Activated Delayed Fluorescence Materials: The Challenges Ahead', forma parte del trabajo desarrollado por el Grupo de Investigación de Química Cuántica de la Universidad de Alicante junto a las de Mons (Bélgica), Bolonia (Italia) y Grenoble (Francia) en el campo de la química teórica y computacional.

   "Los diodos OLED están formados por moléculas orgánicas que se sintetizan en un laboratorio y cuyas posibilidades son casi infinitas ya que se puede controlar cualquier variación química que se desee", ha explicado el investigador de la UA y uno de los autores del artículo, Juan Carlos Sancho-García.

   Aunque las prestaciones y ventajas de esta tecnología son "innumerables", uno de los "desafíos" presentes y futuros es aumentar su eficiencia, entendida como la relación entre el número de electrones que llegan a la pantalla, procedentes de la batería, y el número de fotones (partículas de luz) que emite la pantalla, lo que repercute en la calidad e intensidad de la imagen.

   "Hasta ahora, por ciertas reglas de la mecánica cuántica, solo se ha alcanzado un 25 por ciento de eficiencia. Además, mientras que los colores rojo y verde se encuentran muy desarrollados, no pasa lo mismo con el color azul para el que aún hay mucho margen de mejora", ha seguido Sancho-García.

   En este marco, la investigación propone un nuevo mecanismo de emisión de luz denominado 'Thermally Activated Delayed Fluorescence' (TADF) -Fluorescencia retardada activada térmicamente- para conseguir explorar otras vías moleculares y alcanzar el 100% de eficiencia en el mecanismo de funcionamiento de OLEDs.

   "Si la eficiencia de un dispositivo es cercana al 100% las ventajas son claramente competitivas: consumo mucho más bajo y aumento considerable del tiempo de vida y del número de horas en funcionamiento de la batería, ya que la pantalla consume una buena parte de la misma; calidad inigualable en la imagen porque el número de pixeles aumenta a la vez que mejorara el brillo y resolución; y mejores prestaciones mecánicas como una mayor ligereza e, incluso, la posibilidad de tener pantallas curvas o enrollables", apunta el investigador de la UA.