Publicado 14/05/2020 18:45

Crea SGR, entidad avalista de proyectos culturales, alerta de "un problema de supervivencia" hasta 2021

Entrada cerrada temporalmente del Teatro Cofidis Alcázar de Madrid
Entrada cerrada temporalmente del Teatro Cofidis Alcázar de Madrid - Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

La sociedad Crea SGR, elegida por el Ministerio de Cultura y Deporte para proporcionar liquidez a los proyectos de las empresas culturales, ha alertado de que el sector tendrá que afrontar "un problema de supervivencia" hasta el año 2021 debido a los efectos por la crisis generada por el coronavirus.

Lambea ha participado en un debate virtual organizado por la Fundación Alternativas para abordar los retos del sector cultural debido a la pandemia de coronavirus. En el Real Decreto-ley aprobado la semana anterior por el Gobierno, se establecía que Cultura aporta 20 millones de euros a Crea SGR para potenciar avales.

"Ya no hablamos de un problema de retomar o no un proyecto, sino de salvar a las empresas culturales y que tengan la liquidez suficiente para aguantar esta situación que se avecina y que, probablemente, durará hasta el año que viene", ha señalado Lambea, quien además ha reiterado que la cultura será uno de los sectores "más afectados porque ha sido de los primeros en entrar y será de los últimos en salir".

Así, ha apuntado a que el objetivo básico de estas empresas deberá ser el de "seguir vivas hasta que todo esto pase" y se alcance una normalidad que calcula llegará dentro de un año, "cuando vuelva a haber proyectos y la gente regrese a los teatros y al cine".

"Pero ahora mismo la base de todo es la liquidez para aguantar y que las empresas no quiebren o desaparezcan y que cuando todo esto acabe nos encontremos con un panorama desolador: que no haya ninguna empresa del sector cultural. El problema de liquidez no espera y el pago de nóminas y facturas hay que hacerlo cuanto antes", ha explicado.

Lambea, que lleva 15 años trabajando con el sector cultural --principalmente con las empresas cinematográficas-- ha reconocido que desde algunas entidades financieras todavía existe "cierto resquemor" con las empresas culturales. "Pero la UE ha declarado a la cultura sector de especial protección y nosotros nos hemos agarrado a esa bandera", ha añadido.

En el debate también ha participado Enrique Pascual, del Gremio de las Librerías de Madrid, quien ha reiterado la necesidad de contar con "el estímulo financiero" por parte de la administración, en especial a través de las compras a librerías de proximidad por parte de las instituciones y bibliotecas.

"En el año 2008 la crisis trajo al gremio la tormenta perfecta y hasta 2018 el sector se contrajo casi un 50% por la falta de inversión y compras. Se puede decir que ya éramos un sector contraído y estamos hablando de empresas pequeñas, familiares, con dos o tres trabajadores: su posibilidad de salir adelante depende de esos estímulos", ha reclamado.

EL TEATRO NO VUELVE HASTA SEPTIEMBRE

Mientras, la actriz y productora teatral Silvia Marsó considera "inviable" que los teatros regresen hasta septiembre --salvo el Festival de Teatro de Mérida, que cree que "se hará en agosto"-- y alerta de resultados "catastróficos" para el sector, en especial por los problemas sanitarios para sacar adelanta las representaciones.

"En nuestro sector el conflicto no va a ser el público. El gran conflicto es el equipo artístico, porque yo todavía me pregunto cómo se va a poder trabajar entre dos actores respetando los dos metros de distancia. Además, en los ensayos se puede llevar mascarilla, pero no una vez se levanta el telón. Creo que al final solo podremos hacer monólogos", ha ironizado.