Víctor Del Árbol presenta 'Antes de los años terribles', una novela de "ladrones de infancias" e indiferencia occidental

Publicado 09/05/2019 18:55:44CET
El premio Nadal Víctor del Árbol llega a 'Escritores en su tinta'
CEDIDA - Archivo

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

El escritor Víctor Del Árbol ha presentado su nueva novela 'Antes de los años terribles' (Destino), una historia de "ladrones de infancias" con la que el autor pone el foco en la "indiferencia de occidente" hacia el continente africano y que tiene su contexto en la figura del líder del grupo guerrillero paramilitar de Uganda Ejército de Resistencia del Señor, Joseph Kony, y de Isaías Yoweri, un niño soldado secuestrado por las fuerzas de Kony que consigue huir a Barcelona y ahora debe regresar a su país para enfrentarse a su pasado.

"Estas situaciones solo son posibles por la indiferencia de occidente hacia África. Es un continente muy rico en recursos y mientras se han ido explotando por occidente a nadie le ha importado cómo se hacia ni sus consecuencias. No nos importa de dónde sale el coltán, ni si son niños en régimen de esclavitud los que trabajan para conseguirlo, solo nos importa tener nuestro teléfono móvil", ha afirmado en una entrevista con Europa Press el autor.

En este sentido, ha explicado que a través de esta historia, dividida en una trama en pasado y otra en presente protagonizadas por Yoweri, pretende visibilizar la situación real de personas que "han perdido la capacidad de ser niños" y que se han visto obligados a ser "adultos a la fuerza sin las herramientas necesarias para ello", así como los "conflictos personales que conlleva".

Del Árbol ha apuntado que para documentarse sobre la realidad de los niños soldado tuvo que "emprender un viaje hacia el horror en el corazón de las tinieblas", que comenzó en 2012 cuando descubrió la historia de Kony, al tiempo que se ha nutrido de testimonios reales de gente que ha vivido esta situación en primera persona, así como de la experiencia de ONG que trabajan en la readaptación de los niños soldado en Uganda para "mostrar el contraste entre la vida y el odio".

El escritor barcelonés ha aclarado que el protagonista de este libro es producto de la ficción, "aunque las historias que se cuentan son reales" y ha añadido que ha encontrado su inspiración para construirlo en uno de los lugartenientes de Kony (que comenzó a secuestrar niños en las aldeas de Uganda en 1987 y hasta 2005 no fue catalogado como criminal de guerra), Dominic Ongwen, que fue reclutado cuando tenía nueve años y juzgado por el Tribunal de La Haya por setenta crímenes contra la humanidad.

Así, Del Árbol ha explicado que mediante la aplicación del ejemplo de Ongwen, con matices de ficción adaptados al personaje protagonista, trata de plantear al lector la "dicotomía ética sobre cómo las víctimas se acaban convirtiendo en verdugos".

"Hice un ejercicio de reflexión para no ir más allá de lo que la gente puede asumir, busqué una manera de contar esto sin que predomine lo anecdótico. Me importaba ser justo con los protagonistas, no convertir la novela en brutalidad y violencia, es más importante ser honesto con sus historias humanas", ha apostillado.

Durante su documentación previa, el escritor ha confesado que ha descubierto cosas paralelas como el tráfico de personas albinas o las supersticiones relacionadas con este colectivo y ha explicado que para muchas culturas centroafricanas y de África del este el hecho de ser albino es "una cosa diabólica, una maldición".

En este sentido, ha indicado que existe una trama de tráfico de órganos de personas de este colectivo, una historia que, según ha asegurado, ha descubierto debido a la historia del músico albino Salif Keïta.

Asimismo, ha resaltado que lo más difícil de construir en este relato fue cómo hacerlo comprensible para los lectores y "procesar tanto dolor y desolación para hacerla humana y que no se convierta en un espectáculo, sino en algo para hacer empatizar al lector", así como "mantener la objetividad, la esperanza y la ilusión por seguir escribiendo".

"Busco que la gente entienda que el protagonista no es un simple personaje y que la novela no es una simple novela para pasar el rato, pretendo que Isaías se convierta en alguien real y cercano", ha comentado en este sentido.

"CUANDO EL EJERCITO SE VAYA DE LAS ALDEAS, KONY VA A VOLVER"

Por otra parte, Del Árbol ha lamentado que los gobiernos de Uganda y Estados Unidos decidieran en 2017 que Joseph Kony, cuya última aparición pública fue en 2006, ya no es un tema de actualidad porque "en el momento en el que el ejército se vaya de las aldeas, Kony va a volver".

En este sentido, ha explicado que su movimiento sigue actuando en África a través del liderazgo de dos de sus más de 80 hijos, una actividad que se vincula con la del grupo terrorista Boko Haram.

Asimismo, ha señalado que, al igual que Isaías en 'Antes de los años terribles', hay niños que escaparon de la guerrilla liderada por Kony, un proceso que el autor ha definido como "complejo".

"Muchos de ellos eran muy pequeños y eliminaban a todo su entorno familiar, dejándoles sin referentes y seguridad, que se la ofrecía quien le había quitado todo. Kony se definía como 'gran padre' y usaba el juego de 'el palo y la zanahoria', otorgando castigos corporales tremendos y al mismo tiempo ofreciéndoles poder", ha explicado.

Del Árbol ha apuntado que los niños soldado "no tienen conciencia de las consecuencias de lo que esta haciendo", y que algunos de ellos acaban en "los márgenes de la sociedad" por los "traumas", que les impiden readaptarse a la vida social.

Para leer más