Vidorreta: "Jugar una final en España es misión imposible"

El técnico del Iberostar Tenerife, Txus Vidorreta
ACB
Publicado 16/02/2019 21:58:19CET

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El técnico del Iberostar Tenerife, Txus Vidorreta, fue crítico con la actuación arbitral este sábado tras la semifinal de Copa del Rey contra el Barça Lassa, ya que se "equivocaron" y "perjudicaron" a su equipo con una falta a medio minuto al final que les hubiera dado la opción de pelear por la victoria, al tiempo que lamentó que "en España", "jugar una final" sea "misión imposible".

"Hemos empezado mal el partido, no tan mal, demasiadas pérdidas, pero controlamos otros aspectos. En el segundo y tercer cuarto hemos estado mal, ante una defensa tan al límite como la que había advertido Pesic y nos hemos ido un poco del partido. En el último cuarto hemos vuelto, incluso con un robo de balón que nos colocaba en un tres contra uno para ponernos a dos puntos", indicó en rueda de prensa, después de que los canarios rozaran la épica.

El cuadro aurinegro llegó 20 abajo al último cuarto, pero apretó en defensa y se vio con opción de ponerse a dos con un robo que fue señalado como falta de Brussino sobre Ribas y que terminó confirmando la victoria culé. "Ya lo ha dicho Nico (Brussino en la misma rueda de prensa), ha tocado balón. Se ha visto antes en el marcador la falta de Kuric a Abromaitis y en cambio la última sí la ha pitado. Esa falta decidía el partido, estábamos para ponernos a dos y se pusieron a seis", afirmó.

"Es la segunda semifinal seguida. Seguimos dando pasos adelante para poder tener la oportunidad de jugar una final que está muy cara. El Barça ocho finales en la última década, el Madrid pueden ser nueve. Jugar una final en España a día de hoy es misión imposible. No como del 90 al 99, entonces no había cabezas de serie", añadió.

Además, Vidorreta se refirió a su expulsión por la reacción de ponerse de rodillas por esa polémica falta. "Mi padre estaría muy orgullos, era muy católico y yo también. Me he puesto de rodillas y he dicho por favor, por eso me han expulsado", dijo.

"A lo largo del partido no hemos podido competir a nuestro nivel, en una defensa al límite y cuando hemos reaccionado se han equivocado (los árbitros) y eso nos ha perjudicado. Hemos estado cerca de jugar la tercera final en tres años. Una muestra más de orgullo. Hemos tenido una opción real de ponernos a dos y poder ganar", finalizó.