Grupo E: Bélgica busca apurar los vestigios de su generación de oro

Archivo - Kevin De Bruyne con la selección de Bélgica
Archivo - Kevin De Bruyne con la selección de Bélgica - Bruno Fahy/BELGA/dpa - Archivo
Actualizado: viernes, 14 junio 2024 12:50

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La selección de Bélgica, con la gran ausencia del portero madridista Thibaut Courtois, parte como la gran favorita para pasar a la fase de eliminatorias de la Eurocopa de Alemania 2024 en el Grupo E, que comparte con Eslovaquia, Rumanía y Ucrania, que previsiblemente pelearán duramente por la otra plaza directa para los octavos de final de la cita continental.

Los 'Diablos Rojos', que cuentan con la plata de Italia 1980 como techo en esta cita, acuden al torneo con el deseo de aprovechar los últimos coletazos de su generación de oro, aquella que fue tercera en el Mundial de Rusia 2018 y de la que sobreviven hombres como en centrocampista Kevin De Bruyne, los delanteros Romelu Lukaku -máximo anotador de la fase de clasificación con 14 goles- y Yannick Carrasco, el defensa del Atlético de Madrid Axel Witsel, el zaguero Jan Vertonghen o los mediocentros Youri Tielemans y Thomas Meunier.

Quien no estará en la cita será otra de sus grandes estrellas, Thibaut Courtois, recientemente proclamado campeón de Europa con el conjunto blanco y al que las desavenencias con el nuevo seleccionador, Domenico Tedesco, han apartado de una lista en la que Koen Casteels, guardameta del Wolfsburgo, y Matz Sels, del Nottingham Forest, pelearán por ser titular bajo palos.

De la mano del técnico italo-alemán, el combinado belga ha cerrado de manera casi inmaculada la fase de clasificación, con ocho triunfos y dos empates en diez jornadas, y ahora deberá mostrar que lo sucedido en Catar 2022, cuando todavía dirigido por el español Roberto Martínez cayó en la fase de grupos, fue solo una mancha en su expediente.

La lista la completan jóvenes como el centrocampista rojiblanco Arthur Vermeeren, el defensa del PSV Johan Bakayoko o el jugador del Everton Amadou Onana, mientras que el peligro arriba, además de Lukaku, lo pondrán el 'citizen' Jérémy Doku, el sevillista Dodi Lukebakio y el 'gunner' Leandro Trossard.

ESLOVAQUIA, LA FUERZA DE LA UNIÓN

Lejos de los éxitos de su predecesora Checoslovaquia, campeona de Europa en 1976 y dos veces subcampeona mundial, la selección de Eslovaquia todavía aspira a ofrecer su primera campanada en un gran torneo. En la cita continental, los octavos de final de la Euro 2016 son su tope, y ahora, de la mano de Francesco Calzona, también entrenador del Nápoles, aspira a llegar lejos.

De hecho, el equipo completó una buena clasificación para el torneo, con siete victorias, un empate y dos derrotas, lo que le permitió cerrar su actuación en segunda posición del Grupo J, solo por detrás de la invicta Portugal, y sellar su billete para tierras alemanas por la vía rápida.

El técnico transalpino ha sabido dotar al grupo de fuerza colectiva, gracias a la solidez defensiva que le ofrecen hombres como el portero del Newcastle Martin Dúbravka, el central del Paris Saint-Germain Milan Skriniar o el pivote del Nápoles Stanislav Lobotka, que contrasta con la ausencia de grandes referencias en la delantera, donde se echa de menos a futbolistas como el retirado Marek Hamsik.

RUMANÍA, UN MURO ATRÁS

Contra todo pronóstico, Rumanía se erigió en la gran sorpresa del Grupo I de clasificación y terminó como líder invicta frente a selecciones como Suiza e Israel. Sin conocer la derrota -seis triunfos y cuatro empates- y habiendo encajado únicamente cinco goles en toda la fase, los de Edward Iordanescu se aseguraron cómodamente su presencia en la Euro.

Ahora, la 'Tricolorii', que jugará por quinta vez en su historia el torneo continental -tras ausentarse en el de 2020-, tratará de mantener esa buena dinámica defensiva para aspirar a superar la fase de grupos por segunda ocasión tras la edición de 2000, cuando, además, logró la única victoria hasta la fecha en una Eurocopa -ante Inglaterra (2-3) en la fase de grupos-.

La presencia de competentes centrocampistas como el futbolista del Deportivo Alavés Ianis Hagi, hijo del mítico Gheorghe Hagi -máximo goleador de la historia de la selección-, o Nicolae Stanciu, así como la fiabilidad de los zagueros del Tottenham Radu Dragusin y del Rayo Vallecano Andrei Ratiu, la veteranía de Andrei Burca y la seguridad del guardameta atlético Horatiu Moldovan harán del cuadro rumano un hueso duro de roer.

LA UCRANIA DE LUNIN, DOVBYK Y TSYGANKOV BUSCA ILUSIONARSE

La selección de Ucrania busca este verano aislarse de las tensiones en su país, todavía en plena guerra con Rusia, para tratar de hacer un buen papel en su cuarta aventura europea consecutiva, a la que llegarán tras los apuros sufridos en la fase de clasificación, donde fue tercera del Grupo C tras Inglaterra e Italia -con las que consiguieron empatar en sus 'exilios' de Breslavia y Leverkusen, respectivamente-.

Los ucranianos, que en 2020 alcanzaron los cuartos de final después de eliminar a Suecia antes de caer con los ingleses, tuvieron que sellar su billete en la repesca; en las semifinales del 'Playoff' se deshicieron de Bosnia Herzegovina (1-2), y ya en la final se garantizaron su presencia en la Euro al vencer a Islandia (2-1).

Los de Sergei Rebrov llegarán a la cita con jugadores de renombre como el defensa del Arsenal Oleksandr Zinchenko o el centrocampista del Chelsea Mijailo Mudryk, así como grandes conocidos de LaLiga como el portero del Real Madrid Andriy Lunin o los delantero Artem Dovbyk y Victor Tsygankov, avalados por su histórica temporada con el Girona.

Contador

Leer más acerca de: