Publicado 24/07/2020 11:15:48 +02:00CET

Y Luis Figo rompió la banca

Luis Figo jugando con el Real Madrid de Veteranos ante el Manchester United
Luis Figo jugando con el Real Madrid de Veteranos ante el Manchester United - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

   "Quiero decirles a los socios que si salgo elegido presidente, Luis Figo jugará en el Real Madrid. Y si no, me comprometo a pagar a todos los socios la cuota de la próxima temporada". Así de contundente y directo se mostró Florentino Pérez cuando a inicios de julio del año 2000 aseguraba que arrebataría una de las joyas más preciadas de la corona del FC Barcelona si los socios le votaban presidente.

   Días después, el empresario le ganaba las elecciones presidenciales a un Lorenzo Sanz, que hacía poco más de mes y medio había disfrutado de la segunda Liga de Campeones de su mandato. Pero parece que ese éxito no fue suficiente para frenar la ilusión que podría traer la llegada del extremo portugués, por entonces uno de los mejores del mundo y considerado el primero de los 'galácticos' que han fichado Florentino Pérez.

   El 24 de julio, fecha de la que ahora se cumplen 20 años, Pérez cumplía su palabra y Figo comparecía junto a él y al recién elegido presidente de Honor del club, Alfredo di Stéfano, como buque insignia del nuevo proyecto. "Trataré de dignificar al máximo el nombre del Real Madrid y espero ser tan feliz como en los años que he pasado en Barcelona", apuntó en su presentación.

   El luso dejaba el Barça tras cinco años el Camp Nou, donde había deleitado a los aficionados con su desborde y velocidad, y tras conquistar dos Ligas, dos Copas del Rey, una Recopa, una Supercopa de Europa y una Supercopa de España, aunque nada en su última campaña. Nunca pudo volver ya con tranquilidad al recinto blaugrana, donde no se le perdonó su marcha al eterno rival.

   Más de 10.000 millones costó entonces su traspaso, lo que le convirtió en el futbolista más caro del mundo, superando los 9.000 que pagó la Lazio al Parma por Hernán Crespo, una cantidad que ahora parece un tanto irrisoria. "Cambió el mundo del fútbol porque se pagó mucho y quizá fuese un punto de inflexión en el mercado porque que hasta entonces no había pasado y nadie diría que se moverían las cifras que se mueven hoy", reconoció el portugués ante los medios el pasado mes de febrero en Berlín antes de la Gala de los Premios Laureus.

   También confesó que nunca tuvo la sensación de haberse equivocado, aunque al principio se rumorease sobre su disgusto. "Siempre he intentado no arrepentirme de mis decisiones. Si las cosas no me hubieran ido bien quizá, pero como me fueron bien creo que tomé la decisión acertada", subrayó.

   En el programa 'Universo Valdano' reconoció que no se fiaba "ni un pelo" de Joan Gaspart, que se perfilaba como presidente 'culé', y que tampoco llegó a ver el acuerdo que tenía firmado con Florentino Pérez y que de no cumplir le llevaría a pagar los abonos de toda la temporada de ese año en el Real Madrid. "Era su responsabilidad porque yo no tenía nada firmado con él, sólo de palabra", comentó.

   A partir de entonces, el portugués comenzó su etapa como madridista y en un equipo donde coincidió con jugadores de la talla de Raúl González, Fernando Hierro o Roberto Carlos, y posteriormente con Zinédine Zidane, David Beckham y Ronaldo Nazario. "Fue una época muy bonita. Incluso el primer año, aún estando 'solo' porque fui el primer fichaje 'galáctico', ganamos LaLiga, que encima esa temporada estuvo muy disputada. La presión siempre me mantuvo despierto", se sinceró hace unos meses en la revista 'Club del Deportista'.

   Meses después de fichar, fue galardonado con el 'Balón de Oro', y en sus cinco temporadas en el conjunto madrileño pudo cumplir uno de sus deseos: ganar la Liga de Campeones en el año 2002 ante el Bayer Leverkusen. Además, conquistó dos títulos ligueros (2000-01 y 2002-03), una Copa Intercontinental (2002), dos Supercopas de España (2001 y 2003) y una Supercopa de Europa (2002).

Contador