Actualizado 03/05/2007 20:09 CET

Raúl, "orgulloso" de poder superar en partidos a Hierro, cree que le quedan "tres o cuatro años a buen nivel"

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El capitán del Real Madrid, Raúl González, reconoció que para él es "un orgullo y un privilegio" poder alcanzar este domingo ante el Sevilla los 602 partidos con la camiseta del Real Madrid y superar a Fernando Hierro (601).

"Estar en las listas de partidos, de goles... es un honor, pero lo importante es mirar el presente y saber que estamos en una situación privilegiada, que quedan seis jornadas y podemos ganar la Liga", expresó, en una entrevista a 'Radio Marca', que recoge Europa Press.

Considera que le quedan "tres o cuatro años de fútbol a buen nivel" y confía en terminar su carrera en el Real Madrid "al menos al alto nivel". "Físicamente me encuentro bien, la cabeza la tengo bien, tengo ganas de ganar más títulos", asegura sin descartar una futura renovación.

"Hay que darle un vuelco a lo que es el prestigio y recuperar los valores del club. Tenemos que esforzarnos todos y quiero ser parte y aportar mi granito de arena", dice el madrileño, que se muestra "tranquilo" sobre su continuidad y "capacitado para aportar mucho durante mucho tiempo" al equipo, al tiempo que reitera que lo que quiere en estos años es "estar lo más cerca del área" posible.

Reconoce que su polivalencia le ha perjudicado, porque se le ha cambiado de posición siempre según las necesidades del equipo, aunque no se arrepiente porque siempre lo ha hecho para "beneficiar al Real Madrid".

En eso le defiende su predecesor en la capitanía, Fernando Hierro, que asegura que "Raúl nunca ha sido egoísta" y ha jugado "donde le han dicho que era más necesario", aunque fuera "en contra de sus características".

El de Vélez Málaga aprovechó para reiterar que no le sorprende la escalada de quien él calificó de 'Ferrari'. "Lo sabía desde que apareció con 17 años, hacía cosas que para su edad eran espectaculares y todos entendíamos que el Madrid había encontrado algo diferente", recuerda en su participación en la misma entrevista en la emisora.

"CONFIANZA Y DISFRUTAR"

Respecto al equipo, Raúl asegura que están "en un momento tranquilo, con mucha confianza, todo el mundo recuperando su nivel físico y moral y eso se está notando". Por eso, confía en las aspiraciones al título. "Tenemos nuestras opciones y vamos a ir a por ellas. Estoy convencido de que podemos ganar los partidos que restan y si los ganamos podemos ser campeones", considera.

"Si sacamos seis victorias somos campeones", reitera, considerando que la Liga "se va a decidir en las próximas tres jornadas" y dando como claves "no perder ningún partido, confianza y disfrutar". "El Barcelona ha sido muy superior, ahora los equipos igual le han cogido la medida y quizá ellos han perdido un poco de velocidad", expresó sobre los azulgrana.

Por otra parte, reconoció su envidia sana al ver los partidos de semifinales de la Liga de Campeones porque "es ahí donde el Real Madrid tiene que estar". "Han sido dos semifinales muy bonitas. Ayer la primera parte del Milan fue soberbia, el Manchester ayer no estuvo bien y cuando colectivamente no estás bien el rendimiento individual baja, pero una temporada no se puede planificar con un partido", destaca, en referencia también a la diferencia mostrada por Kaká y Cristiano Ronaldo, dos de los nombres que están en la agenda madridista.

Raúl defendió a Ronaldo, aunque sabe que "el Real Madrid está por encima de cualquier jugador" y avaló tanto a su compañero y amigo Guti, al tiempo que defendió el valor de la cantera, que confía vuelva a brillar en el equipo.

"UNA LLAMADA DE ARAGONÉS"

En otro orden de cosas, en referencia a la selección nacional, Raúl dejó claro que "para nada" fue un mal suplente en el Mundial. "Puedes preguntar a cualquier compañero, son informaciones interesadas", sentencia, asegurando que no cree que su relación con Aragonés se haya deteriorado y que siempre estará "a su disposición". "Creo que hay compañeros que están en mejor condición y hay que aceptarlo", sentencia.

"No me voy a quejar porque es mi forma de ser, y hay un valor entre los profesionales que voy a mantener. No sé si ha sido injusto, pero sí me habría gustado que fuese de otra forma, una llamada no hubiese estado mal. Eso se lo dije a él, me dijo que no lo creía oportuno y hay que respetarle", añade.

Por su parte, Fernando Hierro cree que Raúl fue cabeza de turco y también considera que el seleccionador tenía que haber tenido un detalle con él "por una cuestión de respeto" y llamarle para decirle que no iba a ser convocado.