29 de marzo de 2020
 
Publicado 11/03/2014 13:17:46CET

Gorce se posiciona para medalla en la supercombinada y Santacana no puede acabar

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El esquiador con deficiencia visual Gabriel Gorce se posicionó para lograr su primera medalla paralímpica después de finalizar tercero en la manga de eslalon de la prueba de la supercombinada de los Juegos Paralímpicos de Invierno, en la que no tuvo suerte Jon Santacana y Úrsula Pueyo, en la categoría de pie de discapacitados físicos, fue décima.

Fue una jornada complicada en las instalaciones del Centro Alpino de Rosa Khutor, donde la niebla tomó el protagonismo y no sólo obligó a retrasar el inicio de la competición por espacio de casi cuatro horas, sino que forzó la cancelación de la manga de supergigante, que se disputará el viernes, y dejó el estado de la pista en condiciones muy complicadas.

Pese a todo, la delegación española tuvo la buena noticia del madrileño Gorce que junto a su guía Arnau Ferrer encabezará las opciones de lograr la segunda presea tras la lograda por el dúo Jon Santacana-Miguel Galindo en el descenso del pasado sábado.

Gorce fue de los primeros en salir, pero firmó una buena bajada y segura, firmando un registro de 56.62, tercero y a cinco segundos del mejor crono, logrado por el ruso Valerii Redkozubov, y a dos del segundo, del eslovaco Miroslav Haraus, mientras que tendrá el acoso por detrás del polaco Maciej Krezel, que se quedó a 27 centésimas del español, y el eslovaco Radomir Dudas, que concluyó a algo más de un segundo de su tiempo.

Sin embargo, la alegría no pudo ser completa porque el guipuzcoano Jon Santacana no pudo acabar la bajada tras fallar en una puerta y fue descalificado, por lo que tendrá que esperar a lograr su segundo metal en la cita rusa. El vasco notó la falta de entrenamiento en la disciplina más técnica del esquí alpino y que es una de las que mejor domina junto a Miguel Galindo, con el que logró la plata hace cuatro años.

Además, también participó la balear Úrsula Pueyo, en la categoría de discapacitados físicos de pie, que pudo desquitarse de lo sucedido en el gigante de la víspera y acabar por fin su primera baja en unos Juegos Paralímpicos.

La esquiadora de Palma de Mallorca, que se había topado con el infortunio 24 horas antes, supo sobreponerse a un error y logró finalizar con el décimo mejor registro (1:12.76) en el eslalon, y ahora tratará de concluir también el supergigante para confirmar su primer 'top ten' en una cita paralímpica.