Actualizado 24/06/2009 23:21 CET

Economía/AVE.- (Ampliación) El AVE a Galicia estará en servicio al completo a finales de 2015

Fomento encarga la fabricación de un nuevo tren que circule por los tramos AVE en construcción en 2012 para recortar tiempos de viaje

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El AVE entre Madrid y Galicia estará en servicio al completo a finales de 2015, fecha en la que el trayecto en tren entre el centro de la Península y las distintas ciudades gallegas se realizará en un tiempo de viaje de entre dos y tres horas.

Así se establece en el nuevo escenario de ejecución de este corredor acordado hoy entre el Ministerio de Fomento y la Xunta y que se ratificará por escrito.

El nuevo escenario fija no obstante un calendario de puesta en servicio gradual y por tramos del AVE gallego que arrancará cuando a finales de 2011 se estrene la primera conexión AVE, la de Ourense-Santiago.

Un año después, en 2012, los trenes AVE ya conectarán entre sí las principales ciudades gallegas (Vigo, A Coruña, Santiago, Ourense, Lugo, Pontevedra y Ferrol), dado que estarán en servicio alrededor de 400 kilómetros de red.

En ese mismo año, el hasta ahora fijado para la puesta en servicio de todo el corredor, Fomento pondrá en servicio un nuevo tren para garantizar una importante reducción de tiempos de viaje (de alrededor de tres horas) en la conexión entre Madrid y Galicia en tanto se concluyen las obras de la infraestructura férrea y se pone en servicio todo el corredor.

Según explicó Blanco, se trata de un 'tren AVE todoterreno', encargado por el Ministerio de Fomento al consorcio Talgo-Bombardier, que contará con capacidad de ajustarse a los dos distintos anchos de vía (AVE y convencional), de circular a un máximo de 250 kilómetros por hora y de además hacerlo por tramos de vía convencional sin electrificar, si bien en este caso lo hará a un máximo de 180 kilómetros por hora.

"Ello permitirá disponer de unos servicios AVE en Galicia antes de que esté concluida toda la línea", explicó el ministro en su comparecencia conjunta con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Según Blanco, se trata de una "nueva tecnología, pionera en Europa", que si bien se estrenará en Galicia, se extenderá después a otras conexiones que estén en similar situación, esto es, a trayectos AVE en construcción.

"Además del esfuerzo inversor, comprometemos esfuerzo técnico para que los ciudadanos gallegos disfruten cuanto antes de los beneficios y de las ventajas de la Alta Velocidad en Galicia", subrayó el ministro.

En paralelo y según el calendario de plazos, en 2012 también entrará en servicio el Eje Atlántico AVE A Coruña-Vigo, y el tramo de AVE Olmedo (Valladolid)-Zamora. Posteriormente, en 2014 se dará un nuevo impulso con la puesta en servicio del tramo AVE Zamora-Puebla de Sanabria.

Por último, "en torno a finales de 2015" se pondrá en servicio el resto del trayecto (Puebla de Sanabria-Ourense) y se completará la red AVE gallega, incluidas las líneas Ourense-Lugo y Ourense-Vigo por Cerdedo, con lo que se alcanzarán tiempos de viaje que ya serán "altamente competitivos".

En concreto, para entonces, el viaje entre Madrid y Vigo, Lugo y A Coruña se podrá realizar en el entorno de las tres horas, en dos horas y cuarenta minutos la conexión con Santiago y en algo más de dos horas la correspondiente con Ourense.

IMPULSO INVERSOR.

Con el fin de garantizar estos plazos, Fomento licitará y adjudicará obras del AVE gallego por un importe total de 4.678 millones de euros entre 2009 y 2010 lo que, según Blanco, constituye "el mayor impulso dado en España a un AVE en tan corto espacio de tiempo".

El presidente de la Xunta alabó la labor realizada por Blanco para concretar este nuevo escenario para el AVE gallego. "Has hecho un excelente trabajo y te lo agradezco en nombre de Galicia y los gallegos", declaró. "El acuerdo permite recuperar la confianza y la esperanza de recuperar el tiempo perdido. Se abre una nueva etapa", añadió.

El cumplimiento del acuerdo entre Fomento y la Xunta se seguirá por parte de una comisión que evaluará la planificación, el grado de licitación y ejecución presupuestaria de los compromisos que contempla.