Actualizado 13/04/2012 19:26 CET

Fomento plantea cambiar el proyecto de la estación de AVE de Vigo para ahorrar 76 millones

Rafaelcatalá.Jpg
EUROPA PRESS/REMITIDO

VIGO, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Fomento ha planteado modificar el proyecto del arquitecto Thom Mayne para la futura estación del AVE de Vigo, con el fin de reducir en 76 millones de euros el presupuesto de la obra y hacerla "viable".

El cambio pasaría por reducir la superficie de actuación desde 120.000 metros cuadrados hasta 80.000 metros, lo que implica un recorte en la inversión desde 181 millones de euros hasta 105 millones.

No obstante, el proyecto mantiene "los elementos fundamentales" y la "calidad", según explicó el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, tras presidir este viernes en Vigo una nueva reunión del grupo de trabajo integrado por representantes de las administraciones, sindicatos, empresarios y otros colectivos sociales.

Fomento habría planteado dos alternativas al diseño original. Una de ellas consiste en realizar una construcción modular que costaría 50 millones de euros y que fue descartada. La otra propuesta, que ha recibido el respaldo del grupo de trabajo y sobre la que se trabajará a partir de ahora, contempla reducir la superficie de actuación "para hacer viable" la estación.

Así, el nuevo diseño tendría una superficie de 80.000 metros, de los que 29.000 se dedicarían a aprovechamiento comercial, lo que supone duplicar los 42.000 metros cuadrados que se contemplaban para este fin en el proyecto inicial.

No obstante, se mantienen elementos como la gran plaza de 18.000 metros cuadrados al nivel de Vía Norte, un aparcamiento con 1.340 plazas y la intermodalidad con una estación de autobuses en un edificio anexo -que podrían compartir vestíbulo con la terminal ferroviaria-.

Según precisó Catalá, ahora el Ministerio se pondrá en contacto con el estudio de arquitectura de Thom Mayne para redefinir el proyecto, al tiempo que se iniciarán las negociaciones con las empresas para concretar los aprovechamientos comerciales.

En el plazo de un mes, se convocará una nueva reunión del grupo de trabajo para ver el proyecto definitivo y acordar un calendario que contemple un nuevo concurso y una nueva licitación de la obra de la estación --el concurso anterior quedó desierto--.

VOLUNTAD DE COOPERACIÓN.

Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha mostrado al término de la reunión su voluntad de cooperación con el Ministerio de Fomento, y ha reconocido que los cambios que se están introduciendo en el diseño de la estación "van por el buen camino", ya que "se mantienen los elementos centrales" del proyecto de Thom Mayne.

Caballero ha señalado que, a partir de ahora, se iniciará el "estudio a fondo" de la reforma planteada, y ha reiterado que esa alternativa debe contemplar la intermodalidad, así como la mejora de los accesos, incluyendo uno desde García Barbón.

"Espero que no se retrase este gran proyecto para la ciudad. Cuanto antes se licite, antes se empezarán las obras. Todo el mundo tiene prisa porque hay dinero en juego", ha apuntado el regidor olívico, y ha precisado que, de los 105 millones que costaría ahora la estación, Adif aportaría 40 millones y el resto sería financiación privada.