Economía/Empresas.- Aisa aprueba su fusión con Fergo, que prevé obtener beneficios en 2009 y dar dividendos en 2010

Actualizado 29/07/2009 16:43:32 CET

BARCELONA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los accionistas de la inmobiliaria Aisa aprobaron en junta general extraordinaria su fusión con Fergo en un nuevo grupo constructor e inmobiliario que presidirá Carlos Fernández.

En su primera intervención ante los accionistas de Fergoaisa, Fernández aseguró que la nueva compañía prevé "facturar desde el primer día" y obtener beneficios este ejercicio. El dividendo llegará en 2010, según anticipó.

Fernández trabajará con un consejo de administración "completamente renovado", del que no formará parte el hasta ahora presidente de Aisa, Genís Marfà, que tampoco tendrá ningún cargo ejecutivo en la nueva empresa.

El hasta ahora máximo accionista de Fergo añadió que pretende llevar a cabo un "cambio radical en el modelo de negocio" de la compañía y apuntó a que entre mañana y el viernes podría levantarse la suspensión de cotización a la inmobiliaria, que data de mayo de 2008. "No tengo miedo y tomó la compañía con valentía", subrayó.

PASIVO DE 590 MILLONES.

Fernández explicó que Fergoaisa nace con una deuda de 590 millones de euros, de los que unos 80 millones pertenecen a la deuda sindicada, unos 40 son de circulante y el resto, es hipotecario.

Recordó que, en el caso del pasivo sindicado, ya existe un acuerdo con la banca, a quien agradeció su "confianza" y "apoyo incondicional". Asimismo, explicó que la refinanciación de la deuda se cerrará entre el 15 y el 20 de septiembre.

Cifró el activo de la empresa en 721 millones de euros, una cifra que aseguró que crecerá después de que el edificio recién terminado en Madrid --que acumula una deuda de 89 millones con Cajasur-- haya sido tasado por valor de 144 millones.

Los accionistas aprobaron una ampliación de capital social no dineraria que se hará con la puesta en circulación de 75,13 millones nuevas acciones y también suscribieron una ampliación de capital por importe de 25 millones.

DISCREPANCIAS.

La junta estuvo marcada por la tensión y desacuerdo explícito de algunos accionistas, especialmente el representante de la familia Mestre (propietaria del 4% de Aisa), Damián Téllez, quien consideró que la ampliación de capital es "un cebo" para ver si hay "algún ignorante" dispuesto a invertir otros 25 millones.

Así, Téllez aseguró que sus representados --el Grupo Mestre a través de su filial Manipuladora de Mercancías-- no acudirán a esta ampliación, ya que consideró que sería invertir en una sociedad "completamente quebrada".