Economía/Empresas.- (Ampl.) La CNMV francesa acusa a Sacyr de concertación y le pide una OPA en metálico sobre Eiffage

Actualizado 26/06/2007 22:06:17 CET

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El supervisor del mercado bursátil francés, la Autorité des Marchés Financiers (AMF), acordó hoy no autorizar la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) que Sacyr Vallehermoso ha formulado sobre Eiffage, al considerar que el grupo español actúa de forma concertada con otros socios españoles de la empresa francesa.

En su resolución, la AMF insta a Sacyr a formular una nueva oferta de compra conforme a lo que la legislación establece en casos de concertación, esto es, en metálico. Además, pide que también lance una OPA paralela sobre APRR, filial de concesiones de Eiffage.

Fuentes del grupo que preside Luis del Rivero consultadas por Europa Press declinaron realizar valoración alguna de esta decisión hasta no concluir el estudio de la misma. El grupo tiene la posibilidad de recurrirla ante el Tribunal de Apelaciones francés.

Sacyr es primer socio de este grupo francés, con el 33,2% del capital, con lo que su actual OPA se dirige al 66% que aún no controla. Como contraprestación, ofrece doce acciones propias por cada cinco de la constructora francesa.

Este ratio, según la cotización de Sacyr al cierre del mercado de hoy supone valorar Eiffage en 86,66 euros por título, un precio un 21% inferior al de 105 euros por título que marcaba cuando la AMF suspendió su cotización esta mañana.

En la OPA en metálico que la AMF le solicita, deberá proponer un precio al menos equivalente al más alto pagado por Sacyr en la compra de títulos de Eiffage durante el año anterior a la formulación de la OPA (97,29 euros por acción).

ARGUMENTOS DE LA AMF.

En su resolución, la AMF argumenta que el grupo que preside Luis del Rivero ha buscado la entrada en Eiffage de un grupo de inversores que votaran a su favor en la última junta de accionistas de la constructora gala.

Asimismo, indica que seis sociedades titulares conjuntamente del 5,22% del capital de Eiffage (aunque ninguna supera individualmente el 1%) están, "en contra de lo declarado a la AMF", relacionadas con el presidente y primer accionista de Sacyr Luis del Rivero, y el ex presidente y segundo accionista, José Manuel Loureda.

La CNMV francesa también se refiere a las operaciones y fuertes fluctuaciones registradas alrededor del valor de Eiffage en bolsa en fechas previas a su asamblea, para asegurar que el 40% de las mismas correspondieron a accionistas españoles.

Por todo ello, la AMF concluye que todos estos hechos "no pueden constituir una suma de operaciones individuales, autónomas y fortuitas", y que su sucesión "no puede explicarse más que dentro de la intención de hacerse con el control" de Eiffage y "dar a Sacyr medios para poner en marcha una política de enfrentamiento" con la constructora gala.

OPA PREPARADA DESDE ENERO.

Asimismo, desvela que, según las informaciones recopiladas, Sacyr tenía planificado desde al menos el pasado mes de enero de este año lanzar la OPA sobre Eiffage el día después de su junta de accionistas, "con un calendario muy preciso y que permitiría a los accionistas españoles de Eiffage convertir su inversión en esta empresa en títulos del grupo español".

En la junta de Eiffage, celebrada el pasado mes de abril, la dirección de esta empresa suprimió los derechos de voto de un colectivo de unos 89 accionistas españoles, tenedores en conjunto del 18% de su capital (incluidos la inmobiliaria Rayet y el empresario Luis Portillo), por considerar que actuaban de forma concertada con Sacyr.

Con esta medida, la junta de Eiffage impidió por segundo año consecutivo que Sacyr entrara en su consejo de administración y provocó que, al día siguiente, el grupo que preside Luis del Rivero formulara la OPA con el objetivo de crear un grupo constructor europeo.

Esta asamblea provocó un cruce de demandas entre Sacyr y Eiffage en los tribunales, que actualmente están pendientes de resolución, pero que el jueves día 28 tienen fijada una nueva vista. Por su parte, la compañía gala que preside Jean-François Roverato siempre ha rechazado la OPA de Sacyr por considerar que el grupo español es un competidor directo, que sus negocios no ofrecen complementariedad o sinergia alguna y que la contraprestación ofrecida no refleja el valor de Eiffage.

Sacyr ha invertido desde finales de 2005 alrededor de 1.800 millones de euros en hacerse con su actual participación en Sacyr, que actualmente vale en bolsa unos 3.190 millones de euros, con lo que acumula una plusvalía de unos 1.390 millones.