Actualizado 28/06/2007 18:05 CET

Economía/Empresas.- FCC arrancará en 2008 un nuevo plan estratégico que sopesará nuevos negocios, pero no la energía

Prevé elevar un 38% su beneficio neto en 2007, que superará así los 700 millones de euros

BARCELONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

FCC pondrá en marcha en 2008 un nuevo plan estratégico con el que sopesará abordar nuevas actividades además de las tradicionales de construcción, servicios y cemento, pero entre las que está descartada la energía, informó el consejero delegado del grupo, Rafael Montes.

"El sector de la energía no está en la agenda de FCC. No queremos convertir la compañía en un piélago, sino en una compañía diversificada", indicó Montes.

El grupo controlado por Esther Koplowitz asegura poder seguir creciendo a través de adquisiciones, tras haber invertido unos 5.000 millones de euros desde 2005 en el desarrollo corporativo de la compañía.

En la rueda de prensa previa a la junta de accionistas, su primer ejecutivo garantizó que FCC cuenta con "músculo financiero" gracias a su bajo nivel de endeudamiento (unos 5.500 millones de euros a cierre del primer trimestre, alrededor de 2,5 veces el Ebitda), "de entre los más reducidos del sector", según sus datos.

Además, la reciente salida a bolsa de Realia, la filial inmobiliaria que comparte con Caja Madrid, le ha aportado recursos por 300 millones de euros y no descarta la eventual venta de alguna actividad de servicios, como la de transporte por carretera, si bien ahora no está planteado.

El nuevo plan se abordará toda vez que el grupo dará por ejecutado este ejercicio, con un año de antelación, el plan de negocio inicialmente diseñado para el periodo 2005-2008, al alcanzarse y superarse los objetivos fijados para este horizonte, principalmente el de la internacionalización.

EL 36% DEL NEGOCIO YA PROCEDE DEL EXTERIOR.

Así, FCC prevé obtener en 2007 algo más de la tercera parte de sus ingresos (el 36%) de sus negocios en el exterior, tasa ocho veces superior respecto a la del 9% con que contaba en 2004, antes de la puesta en marcha del plan, y por encima la del 35% prevista para 2008.

Ello será consecuencia de que la mayor parte de la inversión de los últimos años (el 67%) se ejecutó en el exterior, principalmente en compras de empresas como la británica de servicios WRG, la constructora austriaca Alpine, y las de servicios de Europa del Este SAVAK y ASA.

Así, la compañía prevé elevar un 38% su beneficio neto en 2007, que superará así los 700 millones de euros, una vez incluidos los extraordinarios de la salida a bolsa de Realia.

La facturación se elevará un 40% y alcanzará unos 13.730 millones de euros, frente a la previsión de entre 10.000 y 12.000 millones para 2008 prevista en el plan.

En cuanto al beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situará en los 1.960 millones, un 42% más sobre 2006 y por encima de entre los 1.400 y 1.600 millones fijados en el plan para el próximo año.