Actualizado 08/05/2007 21:26 CET

Economía/Empresas.- Prodi niega que existiera un acuerdo con Zapatero sobre Telecom Italia

ROMA, 8 May. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El primer ministro de Italia, Romano Prodi, insistió hoy en que su Ejecutivo no llegó "a ningún acuerdo de gobierno" con España para facilitar la entrada de Telefónica en el accionariado de Telecom Italia a través de la compra de una parte importante de Olimpia a Pirelli.

"¿Ha habido algún acuerdo entre yo y Zapatero?", se preguntó 'Il Professore' durante su intervención en una mesa redonda organizada por el diario 'The Economist' en Roma, a lo que respondió categóricamente que "no". "Telefónica ha operado en el mercado", aseveró.

Además, Prodi subrayó que Italia está "muy abierta" a los intercambios empresariales con otras compañías extranjeras, en alusión a la privatización de Alitalia, la redistribución accionarial de Telecom Italia -que se ha resuelto con la entrada de Telefónica-- o la Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA) de la italiana Enel sobre Endesa.

Por este motivo, no dudó en calificar de "indecente" la acusación de que su Gobierno se ha mostrado reacio a la entrada de capital extranjero en empresas italianas. "Desde hace meses que me acusan de ser nacionalista", cosa que es "absolutamente falsa", denunció.

Desde que subió al poder, hace poco más de un año, el Ejecutivo que dirige Romano Prodi ha sido criticado por su oposición a determinadas operaciones económicas. Entre ellas, la fusión entre la concesionaria italiana Autostrade y la española Abertis, que el pasado mes de diciembre se vieron obligadas a dejar en suspensO su operación después de que el Gobierno italiano anunciara un imprevisto cambio en la normativa de concesiones de autopistas.

Más recientemente, el Gobierno Prodi también ha recibido críticas desde el continente americano, esta vez por su supuesto rechazo a que el gigante estadounidense de las comunicaciones AT&T y la mexicana América Móvil compraran dos tercios de Olimpia a Pirelli, consiguiendo así el control sobre Telecom Italia.