(Ampl.) El secretario de Energía, abucheado en Tortosa (Tarragona) por el proyecto de planta de gas junto a Alcanar

Actualizado 16/10/2007 21:09:11 CET

Nieto afirmó que es "imposible" que explote la instalación

TORTOSA (TARRAGONA), 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Energía del Ministerio de Industria, Ignasi Nieto, fue recibido hoy en Tortosa con pitos por parte de un grupo de vecinos de Alcanar (Tarragona) que se oponen al proyecto Castor de una planta de gas entre esta localidad y Vinaròs (Castellón).

Apoyaron a los vecinos el alcalde de Alcanar, Alfons Montserrat (ERC), y concejales independientes y ecosocialistas. Los vecinos de la Plataforma en Defensa del Río Sènia entienden que esta inversión de una empresa canadiense hipoteca su futuro.

Los manifestantes exhibieron una pancarta a la puerta de la Cámara de Comercio de Tortosa, donde se podía leer 'Basta de agresiones al territorio. El Sènia dice no al Castor'.

Nieto estuvo en la Cámara para reunirse con cargos económicos, políticos y sociales del territorio, en un acto convocado por el PSC. El secretario de Energía quiere convencer al territorio de los beneficios que puede suponer esta infraestructura, que cuenta con una inversión de 900 millones de euros.

"IMPOSIBLE" QUE EXPLOTE LA PLANTA.

El secretario de energía afirmó: "Que explote el almacén de gas que se quiere instalar en Vinaròs es imposible. No queremos aceptar que se digan mentiras sobre un proyecto que no tiene ninguna excepcionalidad".

Según dijo, el proyecto no supone ningún peligro, puesto que se trata de una roca porosa, "como una esponja", y la planta solo servirá para distribuir el gas entre el almacén marítimo y el gaseoducto que llega de Tivissa, en la Ribera d'Ebre.

Nieto comentó que la empresa presentará pronto la propuesta alternativa a la planta de gas que se quería instalar a un kilómetro y medio del núcleo urbano de Alcanar. No esta decidido todavía el lugar, aunque sí que "estará a cinco o seis kilometras de donde se había previsto, en un sitio que no inquiete al territorio".

Con todo, añadió que "debe ser Vinaròs quien debe buscar el consenso con los ayuntamientos de su entorno. Si no hubiera acuerdo con Vinaròs, se buscarían otras alternativas, pero la prioridad es del ayuntamiento de Vinaròs". Según el responsable de energía, se rediseñará la planta, pasando las chimeneas de 60 metros de altura a 15 o 20 metros.

Por otro aldo, destacó que será la empresa impulsora del proyecto, ESCAL UGS, la que dará explicaciones al pueblo de Alcanar, y no el Gobierno.