Publicado 08/10/2018 17:07CET

Sánchez Galán ve posible que el 80% de electricidad sea verde en 2030 siempre que "quien contamine pague"

Ignacio Sánchez Galán, ante la junta general de accionistas
EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, cree que es "perfectamente alcanzable" que en 2030 entre el 70% y el 80% del consumo de electricidad proceda de energía renovable, aunque considera que para ello hay que aplicar "el criterio de que quien contamina, paga".

"El medio ambiente no es un problema, sino una gran oportunidad de creación de riqueza y empleo, pero siempre que apliquemos el criterio de que quien contamina, paga. Si no, no lo conseguiremos", ha aseverado Galán en el Congreso de los Diputados, durante su participación en el simposio 'La gran transformación de los servicios públicos: 40 años que cambiaron España', organizado por la Asociación por la Excelencia de los Servicios Públicos (AESP).

Así, ha recordado que los objetivos para 2030 pasan por un peso de las energías renovables del 32% y que ello llevaría a que entre el 70% y 80% de la electricidad proceda de fuentes renovables. "Son objetivos ambiciosos pero perfectamente alcanzables desde un punto de vista tecnológico y económico", ha dicho.

Esto pasaría, ha abundado, por la integración en el sistema eléctrico de 40.000 nuevos megavatios (MW) --"el 40% de lo instalado", ha añadido--, la extensión y digitalización de las redes de distribución, un "aumento sustancial" de la capacidad de almacenamiento, la ayuda al consumidor para una "gestión más activa" de la demanda y la electrificación del transporte.

En este último punto, ha apostado por que "el despliegue del coche eléctrico tiene que ser una realidad". "Como empresa eléctrica, no queremos ser el cuello de botella para este despliegue y estamos en un proceso de despliegue de contadores en todas las carreteras para que pueda ocurrir", ha subrayado.

INVERSIÓN DE ENTRE 70.000 Y 100.000 MILLONES.

Todo ello, ha desgranado, implicaría una inversión global de entre 70.000 y 100.000 millones de euros, pero también "marcos claros e incentivadores que garanticen la estabilidad regulatoria, atraigan ese capital y aporten visibilidad más allá de situaciones coyunturales". "Hay que hacerlo atractivo a inversores mundiales", ha advertido.

En este sentido, ha reclamado que estos marcos regulatorios "apoyen a los que miren al futuro" y garanticen "un reparto justo y equilibrado de los costes medioambientales entre los diferentes emisores" para que, ha especificado, "no sólo pague el sector eléctrico, sino los que, de alguna manera, tengan su responsabilidad".

Galán ha añadido que espera que todos estos objetivos "claros y ambiciosos" se contengan en la próxima Ley de Transición Energética y el Plan integrado de Energía y Clima, de la que espera "una planificación energética coherente" y "mecanismos regulatorios que garanticen esa consecución del modelo más eficiente".