Publicado 02/04/2015 14:16CET

20150402141633

BARCELONA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Parlament de Andorra ha aprobado este jueves la Ley de Reestructuración y Resolución de Entidades Bancarias, según lo previsto, para contar con un marco legal con el que buscar una solución para Banca Privada d'Andorra (BPA).

La ley ha salido adelante con los votos a favor de Demòcrates per Andorra --el partido en el Govern-- y los grupos liberal y demócrata, mientras que Socialdemocràcia i Progrès se ha abstenido.

Ya solo falta la firma de los dos copríncipes de Andorra --el presidente de Francia, François Hollande, y el obispo de la Seu d'Urgell, Joan-Enric Vives-- para que la nueva norma entre en vigor, lo que se prevé que pase en los próximos diez o quince días.

Entonces se constituirá la Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias (Areb) para decidir el futuro de BPA, así como el Fondo Andorrano de Resolución de Entidades Bancarias (Fareb) con una dotación de treinta millones de euros por si BPA finalmente se liquidase.

BPA se dividirá en un 'banco bueno' y en un 'banco malo' para separar los activos lícitos de los sospechosos de ser ilícitos --lo que está analizando la consultora PWC desde hace más de dos semanas-- y dar así a la entidad más opciones de continuidad y una valoración de sus activos y pasivos.