La banca española hará un uso "oportunista" de la nueva inyección de fondos del BCE, según Fitch

Publicado 14/03/2019 17:43:10CET

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los bancos españoles, los mayores tomadores de fondos del Banco Central Europeo (BCE) junto a sus homólogos italianos, disfrutarán de un mayor grado de flexibilidad para financiarse gracias a la nueva ronda de inyecciones de liquidez a dos años (TLTRO-III) del instituto emisor, que emplearán de forma "oportunista", según la agencia de calificación crediticia Fitch.

La calificadora de riesgos subraya que las entidades españolas "no dependen estructuralmente de los fondos del BCE", dado el crecimiento de sus depósitos y el importante desapalancamiento de los últimos años, lo que ha reducido la relación entre préstamos y depósitos del sector a un promedio del 103% al final de 2018 desde el 116% de 2015.

En este sentido, Fitch cree que las entidades españolas harán un uso "oportunista" de la subasta de liquidez del BCE, centrándose en la financiación barata para impulsar la rentabilidad, y solo en parte en reemplazar los fondos pendientes de la anterior TLTRO-II, que cifra en 167.000 millones de euros a finales de 2018.

Asimismo, la calificadora de riesgos opina que algunos bancos españoles podrían emplear los fondos recibidos a través de la subasta del BCE para financiar parcialmente el crecimiento alineado con la naturaleza a corto plazo de las TLTRO-III o realizar 'carry trades', buscando sacar provecho de los bajos costes de tomar prestado.

Por otro lado, la agencia estima que los bancos españoles serían capaces de hacer frente a los reembolsos de la anterior subasta TLTRO-II mediante sus actuales colchones de liquidez, aunque Fitch espera que estos sean abordados en parte mediante la emisión de instrumentos para cumplir el requisito mínimo de fondos propios y pasivos admisibles (MREL) a partir del 1 de enero de 2020, algo que varias entidades grandes y medianas comenzaron a realizar el año pasado.

Además, Fitch considera que los riesgos de refinanciación del sector se ven mitigados al igualarse en gran medida los vencimientos de la anterior subasta TLTRO-II con una cartera de bonos soberanos, principalmente españoles, con el mismo vencimiento.

En cuanto a las entidades italianas, Fitch considera que la financiación barata de las TLTRO-III contribuirá al mantenimiento de la debilidad en la fijación de precios de los préstamos y a los bajos ingresos por intereses netos.

De este modo, la agencia espera que los bancos transalpinos usen los fondos obtenidos de estas subastas a reemplazar parte de los préstamos pendientes de la anterior ronda de operaciones TLTRO-II, cuyo vencimiento comienza a partir del próximo año y ascendía a 239.000 millones a finales de 2018.

La nueva facilidad reducirá la necesidad de acceder a los mercados de deuda, donde los costes de emisión para los bancos italianos han aumentado desde principios del año pasado, apunta Fitch.

Contador

Para leer más