Bankinter no ve posible la salida de Grecia del euro por su coste: 400.000 millones

Publicado 06/07/2015 10:54:04CET

las bolsas caerán un 5% de media en la semana y las primas de riesgo española e italiana escalarán hasta los 200 puntos básicos

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Analistas de Bankinter no confían en que Grecia abandone el euro, debido al coste de la operación, estimado en unos 400.000 millones de euros, incluyendo las líneas de liquidez (ELA) y el Target 2 (sistema de compensación de fondos de liquidez entre bancos europeos).

Tras el triunfo del 'no' en el referéndum celebrado ayer y la dimisión del ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, los expertos de Bankinter esperan que las bolsas caigan una media de un 5% acumulado en la semana, las primas de riesgo italiana y española rocen los 200 puntos básicos "en el peor de los casos" y el euro caiga hasta 1,05 dólares.

No obstante, señalan que "poco a poco, Grecia quedará aislada y se pondrá de manifiesto que pesa menos del 2% del PIB de la Unión Europea y que su capacidad de contagio es reducida". "Será la economía griega la que se bloquee. Con el tiempo, esto reforzará el euro, porque hará más confiables a los países que a él pertenecen", añaden.

Pese a que el verano será "difícil", los analistas recomiendan no salirse del mercado, excepto vender Credit Agricole, que tiene 3.200 millones de euros en deuda griega. Auguran que, en este escenario, lo más probable es que "se reestructure la deuda griega sin quitas, que la economía de Grecia sufra enormemente, que el ciclo expansivo europeo se debilite un poco y que los mercados soporten el impacto con cierta dignidad".

Para Bankinter, el desenlace más probable de la situación es que en las nuevas negociaciones que se abran a partir de ahora pueda admitirse una reestructuración de la deuda en una segunda fase: extensión de la deuda a plazos muy largos, primer vencimiento dentro de mucho tiempo y sin intereses, pero sin quita a cambio del compromiso griego de conseguir superávit primario modesto, pero creciente.

"Esto permitirá generar la expectativa de que la deuda nominal terminará devolviéndose, desmotivando a otros populismos europeos. Parece el desenlace más probable, puesto que ni Grecia ni el resto de la UEM quieren, ni pueden permitirse la salida de Grecia del euro por coste, ni por geoestrategia (Grecia no puede caer dentro de la órbita de influencia rusa y en esto EE.UU. tiene mucho que decir)", apuntan.

Para leer más