Publicado 27/01/2021 13:44CET

La CNMV ve una estabilización del estrés de los mercados financieros españoles en un nivel medio

Edificio sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en Madrid. Logo CNMV
Edificio sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en Madrid. Logo CNMV - EUROPA PRESS - Archivo

El Ibex 35 se comportó peor que sus homólogos europeos por la mayor ponderación de sectores golpeados por la crisis, como banca y turismo

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha apreciado una estabilización del estrés de los mercados financieros en las últimas semanas de 2020, hasta situarse en un nivel de estrés medio a final del ejercicio, según recoge su último boletín trimestral.

Tras marcar su tercer máximo histórico (0,65) en mayo de 2020 por la pandemia del coronavirus, el indicador se mantuvo por encima del 0,49 (nivel alto) durante 20 semanas consecutivas. Después de una tendencia a la baja irregular y de cerrar septiembre en 0,50, al borde del umbral que separa los niveles de estrés alto y medio, la CNMV ha constatado una estabilización en las últimas semanas, hasta situarse en 0,36 a final del año.

Así, el estrés de los mercados españoles se sitúa en un nivel intermedio, al colocarse el indicador dentro del rango del 0,27-0,49.

Según explica el supervisor de los mercados, la pronta adopción de medidas por parte del Banco Central Europeo (BCE) ha evitado que algunos de los indicadores que forman parte del cómputo hayan repuntado tanto como en crisis anteriores.

A finales de 2020, los niveles de estrés más altos se registraban en el segmento de intermediarios financieros, de renta variable no financiera y de tipos de cambio, todos ellos afectados por niveles notables de volatilidad y, en el caso de los dos primeros, por el descenso acumulado de las cotizaciones.

LAS EMISIONES DE DEUDA EN LA CNMV SUPERAN A LAS DEL EXTERIOR

En cuanto a los mercados de renta fija, el rendimiento de los activos de deuda siguió el patrón de otros mercados europeos, finalizando el año en terreno negativo en la mayoría de ellos.

El informe destaca que en 2020 se interrumpió el comportamiento observado en los últimos años, en la medida en que las emisiones de deuda registradas en la CNMV superaron a las realizadas por los emisores españoles en el exterior.

En concreto, las emisiones de deuda registradas en la CNMV se incrementaron un 47% en 2020, hasta 132.111 millones de euros, debido a "las necesidades de liquidez de los diferentes emisores en un contexto de incertidumbre, pero marcado por las buenas condiciones de financiación".

Destacaron los aumentos en los bonos de titulización, que doblaron su importe emitido, hasta los 36.218 millones, en tipos específicos de instrumentos, como las cédulas territoriales, cuyo importe se multiplicó por seis, hasta 9.150 millones de euros, y en las emisiones de pagarés, cuyo importe creció un 48%, hasta 22.292 millones.

Por el contrario, las emisiones realizadas en el exterior disminuyeron un 9,2%, hasta 82.700 millones de euros, con lo que se interrumpe el comportamiento observado en los últimos años.

De esta forma, las emisiones de renta fija realizadas por los emisores españoles en el exterior supusieron el 38,5% de las emisiones totales, frente al 50,3% de 2019.

LA BOLSA ESPAÑOLA SUFRIÓ MÁS QUE LAS EUROPEAS

Los mercados financieros nacionales experimentaron una trayectoria similar a la del resto de los mercados internacionales, aunque la evolución de las cotizaciones de las acciones fue más desfavorable.

Pese a que en el tramo final del año la disminución de algunas incertidumbres, como el inicio de la vacunación en varios países, el acuerdo que evitaba un 'Brexit duro' o la confirmación de la victoria demócrata en Estados Unidos, permitieron que los índices de renta variable afianzaran su crecimiento tras unos meses algo irregulares, en el caso del Ibex 35 la evolución alcista de los últimos meses del año no pudo compensar las pérdidas de los meses previos, dejándose un 15,5% en el año, peor que los índices europeos de referencia debido a la mayor ponderación de los sectores más afectados por la crisis, como la banca y el turismo.

Según recoge el informe, los indicadores de liquidez y de volatilidad, que se tensionaron de forma significativa en marzo y abril, mejoraron sensiblemente en meses posteriores, pero no volvieron a los niveles precrisis, al tiempo que la negociación de acciones españolas también retrocedió en 2020, concretamente un 3,4%.

Para leer más