Actualizado 05/06/2013 15:09 CET

Economía/Finanzas.- Bruselas recomienda la entrada de Letonia en el euro el 1 de enero de 2014

El BCE avisa del riesgo de la excesiva dependencia de los bancos letones de depósitos extranjeros

BRUSELAS, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha recomendado este miércoles que Letonia adopte el euro el 1 de enero de 2014 y se convierta así en el decimoctavo Estado miembro de la eurozona por considerar que cumple los criterios de convergencia exigidos tras superar la grave crisis que vivió en 2008, y que le obligó a pedir el rescate.

También el Banco Central Europeo (BCE) ha concluido que Letonia cumple las condiciones, pero ha avisado de que "la sostenibilidad a largo plazo de su convergencia económica es un motivo de preocupación". Por ello, ha pedido al país báltico prosiga con la consolidación fiscal, evite subidas salariales y mejore la calidad de sus instituciones.

El BCE ha avisado además de los "riesgos para la estabilidad financiera" derivados de la "dependencia de una parte significativa del sector bancario de depósitos de no residentes como fuente de financiación". Estos depósitos proceden en su mayoría de Rusia y ya representaron un problema en el caso del rescate de Chipre.

"El deseo de Letonia de adoptar el euro es un signo de confianza en nuestra moneda común y una prueba más de que los que predecían la desintegración de la eurozona estaban equivocados", ha dicho el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

"La experiencia de Letonia demuestra que un país puede superar con éxito los desequilibrios económicos, por graves que sean, y emerger más fuerte", ha resaltado Rehn.

De hecho, Letonia sufrió una grave crisis en 2008, que le obligó a pedir asistencia financiera a la UE y al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a llevar a cabo un proceso de devaluación interna, ya que su moneda ya estaba vinculada al euro. Este año y el que viene registrará la tasa de crecimiento más alta de la UE, el 3,8% y el 4,1%, según las previsiones de Bruselas.

"Letonia adoptó medidas decisivas, apoyada por el programa de asistencia financiera de la UE y el FMI, que mejoraron la flexibilidad y la capacidad de ajuste de la economía", ha subrayado Rehn, "y esto ha dado resultados".

El último obstáculo para la entrada de Letonia en el euro se resolvió la semana pasada, cuando la Comisión propuso cerrarle el expediente sancionador por déficit excesivo. El déficit de Letonia se situó el año pasado en el 1,2% del PIB y se mantendrá en el mismo nivel este año, frente al 8,1% en 2010. Y el nivel de deuda está en el 40,7% del PIB.

La tasa de inflación media de Letonia en los últimos 12 meses se situó en el 1,3%, muy por debajo del valor de referencia del 2,7% y según el análisis de Bruselas no superará el umbral durante los próximos meses. No obstante, la Comisión recomienda a Letonia que vigile los precios con una política fiscal prudente y manteniendo la demanda doméstica en una senda sostenible.

El tipo de interés a largo plazo de Letonia en el último año fue del 3,8%, por debajo del valor de referencia del 5,5%. Su prima de riesgo ha bajado "marcadamente" desde 2010, lo que según la Comisión refleja la confianza en Letonia.

Finalmente, Letonia ha participado en el mecanismo europeo de tipos de cambio desde 2005, mucho más de los dos años exigibles, y la moneda nacional, el lat, no se ha desviado del tipo central más del 1% al que se había comprometido. Y la legislación del país báltico en materia monetaria es compatible con la de la UE.

Otros factores que se han examinado son la evolución de la balanza de pagos y la integración de los mercados de trabajo, productos y financiero. La posición exterior de Letonia se ajustó "de forma significativa" durante la crisis por la mejora de competitividad. La economía letona está "bien integrada" con la de la eurozona, al igual que su sector bancario por la presencia de entidades propiedad de otros Estados miembros.

La entrada de Letonia en el euro debe ser respaldada por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en la cumbre que se celebrará a finales de junio y será aprobada formalmente por el Ecofin en julio.