Actualizado 30/12/2010 18:06 CET

Los fondos de inversión cierran 2010 con una caída del patrimonio del 15%, según Inverco

MADRID, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

El volumen de activos de los fondos de inversión mobiliaria ha cerrado 2010 en 138.645 millones de euros, lo que supone un 15% menos que a finales del año 2009, debido a la inestabilidad en los mercados financieros, especialmente los españoles, tanto de renta variable como de deuda pública y privada, que han provocado un aumento en el

volumen de reembolsos y su desplazamiento hacia depósitos bancarios, consumo o reducción del endeudamiento de empresas y familias.

El número de partícipes se situó en 5,33 millones, lo que supone una reducción del 5% durante 2010, según los datos facilitados por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva (Inverco). Las suscripciones se situaron en 3.148 millones y los reembolsos alcanzaron 5.019 millones, lo que suponen unos reembolsos estimados de 1.871 millones.

En 2010 se registraron un total de 23.631 millones de euros de reembolsos netos, aproximadamente el doble que en el año 2009, en el que todos los mercados tuvieron un comportamiento "muy favorable".

En cuanto a la rentabilidad anual, la renta variable internacional emergentes se revalorizó un 22%, mientras que la renta variable internacional de Estados Unidos repuntó un 20%.

MEJORES PERSPECTIVAS PARA 2011.

El director general de Inverco, Angel Martínez Aldama, señaló que los fondos de inversión podrían tener una evolución positiva en 2011 si la economía experimenta mejorías y el ahorro de las familias crece, por lo que en un escenario razonablemente optimista los fondos monetarios y los productos de renta fija a corto plazo podrían ofrecer una rentabilidad del 2%.

En declaraciones a Europa Press, Aldama subrayó que en 2011 habrá menos incentivos por parte de los inversores para desplazar sus ahorros hacia los depósitos, ya que éstos ofrecerán, con toda probabilidad, rentabilidades inferiores que en 2010 por la erosión que han supuesto en los márgenes de los bancos.

A su juicio, a medio plazo el entorno es positivo, aunque el año 2011 se presenta "vertiginoso", y la reforma de las pensiones podría elevar la necesidad de disponer de ahorro privado, fomentando el crecimiento de estos productos.

Aldama insiste en que hay una serie de indicadores económicos que invitan a no ser demasiado pesimistas, y señala que si van en la dirección adecuada podrían dejar un año 2011 mejor que el anterior, lo que tendrá un reflejo en los mercados.